Entradas

Clasificación y grados de la eyaculación precoz

El problema de la eyaculación precoz

El problema de la eyaculación precoz no afecta a todos los que la padecen por igual. Existen diferencias entre unos casos y otros que permiten determinar cómo clasificarla y qué tipo de tratamiento administrar. Te hablaremos de la clasificación y grados de la eyaculación precoz.

Clasificación de la eyaculación precoz

Existen dos grandes grupos en los que clasificar la eyaculación precoz, la eyaculación precoz por causas orgánicas y la eyaculación por causas psicológicas. Ambos casos pueden tratarse, aunque evidentemente con terapias diferentes.

La eyaculación precoz por causas orgánicas puede producirse por una sensibilidad excesiva del glande. En este caso, cuando el pene está erecto y se producen roces es imposible controlar la llegada al clímax. Mientras exista contacto la excitación crece y el orgasmo llega rápido. En los casos más graves es posible que tan siquiera se pueda pasar de los juegos preliminares.

Otra de las causas puede ser hereditaria. Algunas personas son más propensas genéticamente a tener falta de control sobre la eyaculación. A pesar de se ser heredado, siempre se puede aprender a controlar con la ayuda de un experto.

 

Algunas enfermedades y su tratamiento pueden afectar a la erección y la eyaculación. Esta es una de las razones por las que no hay que automedicarse. Hay medicamentos que pueden tener como efecto secundario una disminución en el rendimiento sexual y el control sobre la eyaculación. Cuando se ingieren alteran los niveles de sustancias químicas del cerebro que regulan el desempeño sexual.

Una más de las causas orgánicas que puede estar tras la eyaculación precoz, es la falta de sexo. Cuando las relaciones sexuales son esporádicas resulta mucho más difícil no precipitarse a la hora de tener un orgasmo. La sobreexcitación que se produce puede acelerar el proceso y hacer que el orgasmo llegue antes de lo deseado.


La eyaculación precoz por causas psicológicas se produce cuando el cerebro manda la orden al resto de los órganos para que se produzca el orgasmo. Esto suele ocurrir cuando se mantienen relaciones sexuales con una nueva pareja. La fuerte atracción física que se da en los primeros encuentros, puede hacer que la excitación sea muy alta y la eyaculación se produzca antes de lo normal. En principio, esta reducción temporal del aguante puede considerarse normal.

También puede pasar que durante la adolescencia se haya abusado de la masturbación. Los altos niveles de testosterona y la falta de privacidad en estos años, puede hacer que los jóvenes busquen una vía de satisfacción continua en la autosatisfacción inmediata. El cerebro interpretará que la eyaculación ha de ser rápida en todos los casos, quedando esta costumbre muy arraigada. Con el paso del tiempo y si no se corrige, se llega a sufrir eyaculación precoz como un hábito.

El nerviosismo, producido por una temporada de mucho estrés o de miedos, como el de no estar a la altura, puede precipitar la llegada del orgasmo. Tal vez se sienta miedo a eyacular demasiado pronto y generar tal presión que el miedo se convierta en realidad.

Las experiencias traumáticas del pasado pueden también influir el tiempo que se tarda en eyacular. El tener la mente puesta en otra cosa que no sea la práctica del sexo en ese momento, puede hacer que se pierda el control sobre la eyaculación.

Los grados de eyaculación precoz

Para tratar correctamente los problemas de eyaculación precoz, el médico ha de conocer el grado de la misma. Los grados se clasifican en dos, la eyaculación primaria y la secundaria. Para establecerlos se tiene el cuenta desde cuando se sufre y no las causas. Te hablamos de los dos casos.


Eyaculación primaria. Para saber si se tiene eyaculación precoz primaria hay que confirmar que la disfunción se sufre desde siempre o por lo menos desde hace mucho tiempo. Cuando se establece que se sufre este tipo de eyaculación, el doctor sabe que se enfrenta a un problema muy arraigado, crónico, lo que le ayudará a escoger el tratamiento más apropiado para el paciente.

Eyaculación secundaria. En este caso, el problema es relativamente reciente, no se sufre desde siempre, o aparece de forma repentina. El que el paciente siempre haya controlado la eyaculación y que de repente no pueda hacerlo, posibilita que la recuperación sea más fácil de corregir, siempre y cuando no se presente como resultado de una enfermedad o un tratamiento que no se puede cambiar.

¿Cómo reconocer la eyaculación precoz?

Aunque un especialista es el más adecuado par determinar si se tiene un problema de eyaculación precoz, tú mismo puedes hacerte una idea de si realmente tienes un problema que precisa atención o no.

La eyaculación es la culminación de la excitación sexual. Son unas contracciones involuntarias que se producen en el pene y otros órganos para expulsar con presión la carga seminal. El que sean involuntarias no quiere decir que no se pueda controlar el momento en el que desees que lleguen. Eso sí, una vez se llega al punto de no retorno, ya no se puede parar.

 

Si el tiempo que pasa desde que se comienza con la estimulación hasta que se llega al punto de no retorno es muy bajo, se sufre de eyaculación precoz. El tiempo transcurrido hasta el punto de no retorno, ha de permitir que tras la penetración ambos podáis llegar al orgasmo juntos. Es decir, han de pasar algunos minutos. En los casos más graves es posible que se eyacule justo antes de la penetración o inmediatamente.

Prevenir la eyaculación precoz

Para evitar que ocurra la eyaculación precoz hay que tomar medidas. Muchas de las causas que precipitan la eyaculación se pueden evitar. Por ejemplo, por medio de una vida sana. Como hemos visto, los malos hábitos pueden generar ciertos desórdenes en el organismo que produzcan la eyaculación precoz.

Alimentarse bien, hacer deporte y evitar los excesos ayudará a evitar la eyaculación precoz. Por supuesto, hay que evitar por completo el uso de drogas de recreación y el abuso del alcohol. Los efectos de estos en el cerebro pueden traer consecuencias temporales e incluso permanentes.

El ejercicio ayuda a regular niveles de químicos en el cerebro y a mejorar la circulación sanguínea. Esto favorece a la erección y al control sobre la eyaculación. Los ejercicios específicos de Kegel serán de gran ayuda para mejorar el autocontrol.

Si finalmente se sufre eyaculación precoz, lo más prudente es solicitar una cita con un experto en sexualidad masculina. No hay que fiarse de los consejos que se ven en Internet, ya que muchos carecen de base médica. Y recuerda que jamás has de automedicarte. Los efectos de estos fármacos pueden agravar el problema.

¿Cómo se realiza el diagnóstico de la eyaculación precoz?

Diagnóstico de la eyaculación precoz

La eyaculación precoz es un problema que afecta a  un tercio de la población masculina (3 de cada 10). Para saber si realmente se sufre de eyaculación precoz,es necesario consultar a un médico experto, él podrá determinar si realmente se sufre este tipo de disfunción sexual. Te explicamos cómo se realiza el diagnóstico de la eyaculación precoz.

Qué es la eyaculación precoz

Antes de comenzar un diagnóstico para evaluar si realmente se sufre eyaculación precoz, es conveniente comprender qué es.

La eyaculación precoz es una  falta de control sobre el reflejo eyaculatorio; por lo tanto es un trastorno  de la fase del orgasmo durante la relación sexual. Cuando un hombre está excitado se produce una erección. Lo normal es que esta se mantenga por un tiempo antes de llegar al orgasmo y expulsar el semen. La eyaculación precoz no permite este proceso y el semen es expulsado prematuramente por el bajo o relativo control que se tiene.

El tiempo que pasa desde que un hombre tiene la erección hasta que llega el momento en el que la eyaculación se hace incontrolable, recibe el nombre de meseta. Lo habitual es que, desde que se produce la penetración hasta que llega el punto de no retorno (punto máximo de control), en el que la eyaculación ya no se puede detener, pasen unos minutos.

Durante el tiempo de meseta los dos sentirán placer y harán que la excitación vaya en aumento para que finalmente se produzca la llegada del clímax, que será mayor en ambos cuanto más se tarde. Si este tiempo de meseta es muy corto, el disfrute será menor e incluso puede que la pareja no llegue al orgasmo creándose frustración en ambos.

Cuando la eyaculación precoz se convierte en un problema frecuente, puede llegar a haber problemas de autoestima y de pareja. Por eso es tan importante hacer una correcta evaluación que determine la gravedad del asunto y permita tratarla cuanto antes.

Diagnóstico de la eyaculación precoz

Antes de acudir en busca de ayuda a un especialista analiza si realmente sufres de eyaculación precoz o simplemente te gustaría aguantar más. Para ello piensa en si eres capaz de controlar el tiempo que tardas en llegar al orgasmo. Si puedes prolongar unos minutos el tiempo que pasa hasta que llegas al clímax, lo más probable es que no sufras ningún problema. Algunos acuden a un experto  en sexualidad masculina porque quisieran aguantar hasta 10 o 15 minutos sin parar y eso no es sufrir eyaculación precoz.

Hay realmente un problema si la eyaculación se produce justo antes de la penetración o inmediatamente a esta. Puede que en un momento dado uno esté tan excitado que apenas aguante el momento de la llegada del orgasmo, sobre todo si hay mucha excitación previa por los juegos preliminares. Si esto es ocurre de manera puntual no has de alarmarte, puede ocurrir en un momento dado. Lo que no es normal es que se repita en más ocasiones o con relativa frecuencia. Si esto ocurre debes buscar ayuda urgentemente.

Para realizar un correcto diagnóstico de la eyaculación precoz, un experto en sexualidad masculina utilizará una serie de preguntas. Dependiendo de la clasificación y el grado se pondrá uno u otro tratamiento. También puede ser que utilicen un test de eyaculación precoz, como el que puede hacerse en la web de Boston Medical Group.

Los resultados determinarán si se trata de eyaculación precoz por causas biológicas y/o psicológicas. También se evaluará si es primaria o secundaria (adquirida), es decir, si es un problema de hace mucho tiempo o reciente. Estos datos ayudarán a escoger un tratamiento adecuado para cada paciente en particular según sus necesidades.

Cómo superar la eyaculación precoz

En caso de que se diagnostique eyaculación precoz, será necesario comenzar con un tratamiento para detener el avance o revertir el padecimiento. Este puede consistir en ejercicios, sesiones de terapia psicosexual, medicación o cualquiera de las terapias específicas existentes para vencer este tipo de disfunción. Por supuesto, todos estos han de estar supervisados por un experto, de ningún modo han de seguirse consejos no avalados por un médico. Tampoco hay que recurrir a la automedicación de ninguna de las maneras.

Sin embargo, existen medidas que podemos tomar ante los primeros síntomas, independientemente de que se acuda a un experto o se haya puesto un tratamiento. Por ejemplo, es un hecho que los malos hábitos influyen en las disfunciones sexuales, por eso hay que dejar aquello que puede empeorar el problema. Por ejemplo, es recomendable que se evite fumar, beber en exceso o consumir drogas recreativas. Estos influyen en los procesos químicos del cerebro que producen la respuesta sexual y en la capacidad de aguante.

El deporte con regularidad también es clave para que todo funcione bien (ayuda a combatir el stress y que los músculos implicados en la retención de la eyaculación actúen correctamente. Además, mejora la circulación y los niveles químicos del cerebro (endorfinas).

 

Los ejercicios de Kegel también fortalecen los músculos pubocoxígeos relacionados con el proceso de eyaculación, de manera que practicarlos puede ayudar a tener un mayor control.

Un ejercicio que puede aumentar el aguante es el de “arranque y parada”. Este consiste en estimular el pene, de manera que se produzca una erección. Hay que continuar con la estimulación hasta justo antes de llegar al punto de no retorno (antes de sentir la sensación de querer eyacular). Justo antes de ese momento hay que detener la estimulación unos instantes, hasta que la estimulación disminuye. Repetir el proceso tres veces más. En la cuarta estimulación hay que aguantar todo lo que se pueda hasta la llegada del orgasmo. Practicar al menos tres veces a la semana.

En algunos casos el problema está relacionado con la disfunción eréctil. Es posible que la eyaculación se produzca antes de llegar a obtener la erección deseada. Es posible que tan siquiera se llegue a la penetración, con la consiguiente decepción e insatisfacción de uno mismo y de la pareja.

Los problemas de erección precoz no desaparecerán por sí solos. Si detectas que sufres una reducción notable en el tiempo de aguante o que en ocasiones tienes episodios de eyaculación precoz, acude en busca de ayuda a un especialista en sexualidad masculina de Boston Medical Group cuanto antes. Cada día que se pase sin tomar medidas será más complicado encontrar una solución.

Mitos y realidades sobre la eyaculación precoz

Mitos y realidades sobre la eyaculación precoz

Las diferentes teorías sobre las causas y los remedios para la eyaculación precoz están muy extendidos por la red. La realidad es que hay dos causas que pueden generar este tipo de disfunción, las orgánicas y las psicológicas. A continuación comentaremos algunos mitos y realidades sobre la eyaculación precoz, para que aprendas a distinguir con claridad lo que es cierto y falso.

Los mitos sobre la eyaculación precoz

Es muy importante aprender a distinguir los mitos de las realidades en el problema de la eyaculación precoz. Es muy importante tenerlo claro, porque un error de criterio puede llevar a uno a cometer errores a la hora de buscar el mejor tratamiento.

Uno de los mitos que existió hasta hace relativamente poco es que cuanto más varonil es un hombre más rápido llega al orgasmo. Esto es totalmente falso. Un hombre puede controlar cuándo quiere llegar al clímax y manejar este tiempo de manera que se prolongue el placer y se satisfaga a la otra persona.

Otro de estos mitos es que tras una circuncisión hay más posibilidades de sufrir eyaculación precoz. El argumento es que se tiene mayor sensibilidad. También mencionan que la circuncisión puede ser la “cura quirúrgica” para la eyaculación precoz. Y el argumento es que se desensibiliza el glande al estar descubierto. Pero esto no es cierto. Si bien es cierto que la sensibilidad es mayor durante los primeros días, con el tiempo la situación se normaliza por completo. La circuncisión no afecta al tiempo que se tarda en eyacular.

En alguna ocasión se puede escuchar que los eyaculadores precoces son también impotentes. Esta teoría no tiene ninguna base científica. El semen es igual en el caso de los eyaculadores precoces que el caso de los que no lo son. Puede que, si el caso es grave, el semen se deposite demasiado pronto y no entre en la vagina, pero nada tiene que ver el problema con la calidad del semen.

Que el problema de la eyaculación precoz es totalmente psicológico también es falso, por lo menos en parte. En algunos casos sí es verdad y el tratamiento a seguir consta de sesiones con un psiquiatra. En otros, el problema es mixto o totalmente orgánico, como es el caso de los que sufren hipersensibilidad en el glande.

Muchos afirman que la eyaculación precoz es provocada por la masturbación. Esto tan solo tiene una parte de verdad. La autoestimulación en sí misma no cambia el momento en el que se eyacula. Es más, uno de los tratamiento para vencerla es la masturbación controlada. Lo que sí es cierto que si en la juventud se utiliza la masturbación para recibir satisfacción inmediata, buscando solo la descarga, el cerebro aprenderá a precipitar el orgasmo a la mínima estimulación, afectando el reflejo eyaculatorio por el acostumbramiento, pero no por ningún factor orgánico.

Las verdades sobre la eyaculación precoz

Lo que te hemos mostrado tampoco debe llevarte a pensar que todo lo que se oye sobre la eyaculación precoz es mentira. Es más, una de las grandes verdades que se suele escuchar es que tiene solución. Por medio de tratamientos, con o sin fármacos, la eyaculación precoz se puede superar. Por supuesto, en el caso de que sea necesario el uso de medicamentos, siempre han de ser prescritos por un doctor.

Si has escuchado que por medio de ejercicios se puede vencer la eyaculación, es cierto. Los músculos que controlan la micción son los mismos que controlan la eyaculación. Si te es posible detener la salida de la orina, también es posible que llegues a controlar la del semen por medio del autocontrol y fortalecimiento de estos músculos.

Los hábitos influyen en la eyaculación precoz. Si crees que la vida sedentaria, comer en exceso, fumar o consumir drogas afecta al control de la eyaculación, estás en lo cierto. Es totalmente cierto que los malos hábitos pueden generar dificultades para conseguir erecciones plenas y que la eyaculación llegue antes de que tengas tiempo de satisfacer a tu pareja. Así que si percibes que puedas tener un problema de eyaculación precoz y tienes malos hábitos, comienza por eliminar estos.

Que los problemas emocionales pueden agravar los problemas de eyaculación precoz son ciertos. Hay que recordar que la eyaculación se da gracias a una explosión emocional. Los complejos, los miedos o la timidez pueden afectar negativamente y hacer que se pierda el control sobre el momento en el que se tiene el orgasmo. También puede ocurrir el problema a la inversa, es decir, que un problema de eyaculación precoz genere sentimientos negativos que lleven a uno a sufrir una depresión.

Los problemas en la pareja por este asunto son una realidad. La relación sexual es comparable con la conversación, en la que cada uno se hace responsable de lo que dice, pero también de lo que el acompañante recibe. Si quieres mantener una buena relación de pareja, tienes que tomar medidas en el caso de sufrir eyaculación precoz . En ocasiones la otra parte opta por callar el problema para no avergonzar o herir. Sin embargo, es posible que no se sienta satisfecha y que esté sufriendo. A la larga esto puede traer problemas, de ahí lo importante de una comunicación abierta y franca.

Algunos consejos para luchar contra la eyaculación precoz

El primer consejo que te podemos dar es que, si crees o consideras  que sufres eyaculación precoz o conoces a alguien que la sufre, busca ayuda profesional. Tan solo un experto en sexualidad masculina puede determinar la causa exacta y la estrategia terapéutica más adecuada para cada caso.

Una de las cosas que puedes probar es a hacer ejercicios de Kegel. Estos ayudan a fortalecer los músculos pubocoxígeos, que son los encargados de retener la salida de la orina o del semen. Si eres constante seguro que notarás mejoras.

Habla con tu pareja y pídele su colaboración para solucionar el problema. Uno de los ejercicios es el de comenzar y parar antes de llegar a la eyaculación. Se pueden hacer solos o en pareja. Haz partícipe a tu pareja y realiza los ejercicios con su ayuda. Además, te ayudará a vencer los sentimientos negativos cuando se produzcan.

Practica deporte y lleva una vida sana. No abuses de la comida, especialmente de las ricas en grasas saturadas y químicos. Recuerda también que el tabaco y el abuso del alcohol tienen una relación directa con el control de la eyaculación.

No esperes cambios dramáticos en corto plazo. El tratamiento de eyaculación precoz requiere que permitas y aceptes que los cambios se darán poco a poco, la presión o autoexigencia elevada juega en contra del resultado, con posibilidad de atraparnos en frustración por no conseguir con rapidez lo esperado. La paciencia es el mejor aliado en este camino.

Y por supuesto, confía solo en los expertos de la salud. No recurras a Internet en busca de consejos o medicación. Los resultados de seguir estos consejos o consumir estos productos puede acarrear consecuencias devastadoras e incluso irreversibles.

Eyaculación Precoz Primaria Genética

Un funcionamiento anómalo de la hormona de la serotonina es el culpable de cerca del 90% de los casos de eyaculación precoz primaria (eyaculación precoz desde la primera relación sexual), según Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas especializadas en el tratamiento de disfunciones sexuales masculinas.

Un estudio llevado a cabo en la universidad de Utrecht (Holanda) entre 200 hombres, detectó que los 89 que sufrían un trastorno de eyaculación precoz primario tenían una actividad menos intensa de la hormona de la serotonina entre las neurona del cerebro responsables de controlar la eyaculación precoz.

“El responsable de segregar la cantidad adecuada y controlar la actividad de la serotonina es el gen 5-HTTLPR, que puede tener 3 genotipos distintos (SS, SL y LL)” explica el doctor José Benítez, director médico de Boston Medical Group. “De este modo, se deduce que la eyaculación precoz primaria está ligada al polimorfismo que puede adoptar el gen 5-HTTLPR”.

Diversos estudios han concluido que estos polimorfismos que puede tener el gen influyen en neurotransmisión de la serotonina, y más concretamente en el gen de los receptores específicos 5-HTT. De este modo, los varones con genotipo LL serían los que tienen problemas de eyaculación precoz, mientras que los hombres con el polimorfismo SS podrían durar un 50% más hasta eyacular, y los SL hasta un 90% más.

La sociedad Internacional de Medicina Sexual afirma que el trastorno de la eyaculación precoz ocurre cuando el individuo llega al orgasmo y eyacula antes, durante o casi inmediatamente después de la penetración, sin control y antes de desearlo. Lo que imposibilita continuar con una experiencia sexual satisfactoria para la pareja y para él.

Existen dos tipos de eyaculación:

  • Eyaculación primaria: se da cuando la eyaculación precoz ha estado presente a lo largo de toda la vida sexual del hombre, por lo que éste nunca ha podido controlar su eyaculación en sus relaciones. La Eyaculación precoz primaria es muy común, siendo una patología médica bastante frecuente. Debe de tratarse para no convertirse en un problema crónico. Uno de cada tres hombres activos sexualmente sufre este problema.
  • Eyaculación secundaria: Es la que aparece en un momento posterior en la vida del hombre quien antes siempre había controlado su eyaculación. En la mayoría de casos, la Eyaculación Precoz suele estar relacionada con una disfunción eréctil.

 

Eficacia del Tratamiento para la Eyaculación Precoz

Uno de cada tres hombres padece algún grado de eyaculación precoz a lo largo de su vida y, sin embargo, sólo el 25% de los hombres que la padecen acude a un especialista, aun cuando esta es la única forma de tratar esta disfunción, según Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas dedicadas al tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas.

Según un estudio realizado por Boston Medical Group, sobre los pacientes que reciben tratamiento para superar sus problemas de eyaculación precoz, un 73% mejoró o se curó, y el 82% de los que completaron el tratamiento incrementaron su latencia eyaculatoria una media de 5 minutos o más.

Al contrario de la creencia habitual, la eyaculación tiene un origen físico en el 90% de los casos. Las inflamaciones o infecciones en la próstata o la uretra, niveles anormales de las sustancias químicas cerebrales conocidas como neurotransmisores o un funcionamiento anormal en la actividad refleja del sistema eyaculatorio, son algunas de las principales causas de la eyaculación precoz.

Una de las principales causas en el desarrollo de la eyaculación precoz está vinculada a la existencia de los neurotransmisores, especialmente la serotonina, encargados de regular la función corporal relativa a la eyaculación, a la estimulación y al sexo. Para José Benitez, director médico de Boston Medical Group “El fenómeno neurobiológico, relacionado con la neurotrasmisión está relacionado directamente con la eyaculación precoz porque que en este conjunto se ven involucrados fundamentalmente la serotonina y en menor medida la oxitocina, hormonas relacionadas con los patrones sexuales.

La reacción más habitual de los hombres que sufren eyaculación precoz es negarlo, y confiar en que se resolverá por si solo con el tiempo, ignorando que este tipo de trastornos pueden ser la punta del iceberg de otras dolencias. La EP es una frecuente queja sexual masculina por la insatisfacción que causa en ambos miembros de la pareja, por eso tenemos que prestarle especial atención a sus causas y empeñarnos en que se logre el control.

Hoy en día, a los hombres todavía les cuesta reconocer el alcance de su problema y esperan a acudir al especialista una media de 3 a 4 años. Es importante pedir consejo ya que, cuanto antes se trate el problema, más rápida y con mejores resultados será la recuperación.” explica José Benítez. “Además, la colaboración y comprensión de sus parejas siempre juega un papel importante tanto para el diagnóstico como para seguir el tratamiento”.

Los últimos estudios relacionados con los tratamientos de eyaculación precoz nos llevan a la conclusión de que la eficiencia de los antidepresivos serotoninérgicos (paroxetina, clomipramina, sertralina…etc) junto con el apoyo de la pareja y un seguimiento médico especializado mejora el control de la eyaculación precoz, la satisfacción sexual y una latencia eyaculatoria óptima.

Como muestra de la importancia de tratar estos problemas lo antes posible, según el estudio de Boston Medical Group existe una relación causa-efecto entre la edad y el número de minutos que se retarda la eyaculación tras el tratamiento. En este sentido, el 48% de los varones de más de 30 años incrementaron el tiempo de eyaculación en diez minutos, mientras que la cifra asciende al 64% en los de menores de 30 años.

Pareja con Disfunción Eréctil

1 de cada 3 hombres padece algún grado de eyaculación precoz a lo largo de su vida, y 1 de cada 5 disfunciones eréctiles. Según un estudio realizado por Boston Medical Group España, alianza mundial de clínicas médicas dedicadas al tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas, entre 200 mujeres españolas mayores de 18 años, el 38 por ciento ha tenido una pareja con disfunciones sexuales.

El 83 por ciento de las mujeres encuestadas afirman que si su pareja padeciera un problema de disfunción sexual le darían todo su apoyo, y el 91 por ciento que le recomendaría que fuese al médico o a un especialista para solucionar el problema. Pero además del apoyo y la comprensión, un 25% destaca que lo más importante es que tu pareja acepte que tiene un problema.

La reacción más habitual entre los hombres que sufren estos trastornos es negarlo: en el caso de la disfunción eréctil, dos de cada tres varones la oculta o la atribuye a causas puntuales como el cansancio, el estrés o la rutina de la vida en pareja.

Para el 25% de las mujeres encuestadas, este tipo de problemas hace más frágil y complicada la relación de pareja, mientras un 20% considera que puede llegar a estrechas los lazos de la pareja y un 55% no están seguras de las consecuencias. Pero si hay algo en lo que coinciden la mayoría, con un 92%, es en la importancia de acudir al especialista y convencerlo de que tiene un problema.

Para millones de hombres, mantener relaciones sexuales se ha convertido en un trauma que afecta a la autoestima y el estado de ánimo de los que las padecen. Sin embargo, y a pesar del apoyo y la comprensión de sus parejas, los españoles son reacios a consultar a un especialista. En el caso de la disfunción eréctil, 1 de cada 3 hombres la padece, y sólo un 20% recibe tratamiento y llegan a esperar hasta cuatro años.

Existe vergüenza a hablar sobre los problemas sexuales, que muchos varones sienten como una pérdida de masculinidad. “Es un problema cultural”, explica director médico de Boston Medical Group España: “Las mujeres no se avergüenzan de decir que van al ginecólogo. En cambio, los hombres tenemos más prejuicios, nos cuesta hablar de estas cosas incluso con un médico”.

Una solución en pareja
Cada vez más hombres acuden al especialista acompañados de su pareja. En las seis clínicas de Boston Medical Group en España, la proporción llega al 30%. Esta complicidad es vital para la curación, según destaca el director médico: “Hablar del problema y buscar una solución juntos reduce la angustia y mejora la confianza, lo que aumenta el éxito del tratamiento. Incluso hay mujeres que llaman para informarse, porque han detectado el problema y no saben cómo comentarlo con su pareja”.

Consejos

  • Si él no saca el tema, inicia tú la conversación. La comunicación es una buena oportunidad para compartir sus sentimientos y aclarar malentendidos. Todo lo que ayude a prevenir los malentendidos está destinado a tener efectos positivos.
  • Sobre todo, no te resignes, no asumas que el problema es una parte normal de la relación. 
  • Si tu pareja no quiere asumirlo, acércale toda la información que puedas para ayudarle a entenderlo con mucho tacto.
  • Réstale importancia, que tu pareja no se preocupe más de lo que debe. La capacidad para compartir sentimientos y pensamientos acerca del sexo es un factor altamente relacionado con una plena vida sexual.
  • Bajo ningún concepto hay que caer en reproches, ya que puede terminar destruyendo la relación.
  • Lo más importante es sugerir a la otra persona que acuda a un especialista y ofrécete a acompañarlo. Concertar una cita y visitar juntos al médico puede ayudar a superar el estado de ansiedad o vergüenza que sienten muchos hombres.
  • Intenta ayudarle en todo momento. Muchos tratamientos constan de ejercicios, en los cuales la pareja debe tomar un papel activo. Hazle saber los dos estáis implicados y que lo vais a resolver juntos.

Irritabilidad, inseguridad, estrés, ansiedad, rechazo al sexo, mal humor y depresión son algunas de las consecuencias de estas patologías, que inciden directamente en las relaciones sociales de los que las padecen. Por este motivo, Boston Medical Group, ayuda también a las mujeres a afrontar estas situaciones con sus parejas para saber cómo plantear el problema cuando la otra parte se niega a resolverlo.

Solucionar la Eyaculación Precoz

Y en la mayoría de los casos, originado por problemas orgánicos.

Una inflamación o infección en la próstata o la uretra o un funcionamiento anómalo de la secreción de serotonina son algunas de las causas de la eyaculación precoz.

Considerar que la eyaculación precoz es siempre un problema psicológico es uno de los grandes mitos de una afección que sufren uno de cada tres hombres a lo largo de su vida. Solo un 25% de ellos acuden al especialista en busca de ayuda para resolverlo.

Al contrario de la creencia habitual, la eyaculación puede estar causada por diferentes afecciones físicas, que pueden tratarse y solventar este problema. Las inflamaciones o infecciones en la próstata o la uretra, niveles anormales de las sustancias químicas cerebrales conocidas como neurotransmisores o un funcionamiento anormal en la actividad refleja del sistema eyaculatorio.

La reacción más habitual de los hombres que sufren eyaculación precoz es negarlo, y confiar en que se resolverá por si solo con el tiempo, ignorando que este tipo de trastornos pueden ser la punta del iceberg de otras dolencias. Para el urólogo Jorge Barba, director médico de Boston Medical Group, “la eyaculación precoz no se cura sola ni con productos milagro, al contrario, si no se trata correctamente, además de los problemas físicos que la causan, las consecuencias a nivel psicológico se agravan con el tiempo, y generan, frustración, ansiedad, rechazo sexual, depresión y problemas con la pareja”.

Los hombres en general no acuden al médico cuando se trata de problemas sexuales ya sea por pudor o por no saber que este tipo de padecimientos se pueden solucionar. Contrariamente a lo que se cree, el 90% de las disfunciones sexuales tiene un origen biológico, y no psicológico, aunque normalmente como consecuencia pueden aparecer depresiones. Pero las disfunciones sexuales se pueden solucionar con el tratamiento apropiado, prescrito por médicos especializados en el tema. Existen tratamientos simples, asequibles e indoloros, que son muy eficaces para aprender a controlar la eyaculación y mejorar así las relaciones sexuales.

Hoy en día, a los hombres todavía les cuesta reconocer el alcance de su problema y no acuden al especialista hasta que pasa bastante tiempo. Es importante pedir consejo ya que, cuanto antes se trate el problema, más rápida y con mejores resultados será la recuperación.” explica el Dr. Barba. “Además, la colaboración y comprensión de sus parejas siempre juega un papel importante tanto para el diagnóstico como para seguir el tratamiento”.

Mal Humor, Inseguridad y Baja Autoestima

Así afectan las disfunciones sexuales masculinas a la pareja, un problema difícil de abordar, pero con solución.

Las mujeres también se ven afectadas por las disfunciones sexuales de sus parejas en silencio. La buena comunicación es clave para obtener resultados positivos y mejoras con los tratamientos

Para millones de hombres, mantener relaciones sexuales se ha convertido en un trauma que afecta a la autoestima y el estado de ánimo de los que las padecen. Los hombres son reacios a consultar a un especialista. En el caso de la disfunción eréctil, llegan a esperar hasta cuatro años, y sólo un 20% de los hombres recibe tratamiento según Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas dedicadas al tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas.

Irritabilidad, inseguridad, estrés, ansiedad, rechazo al sexo, mal humor y depresión son algunas de las consecuencias de estas patologías que inciden directamente en las relaciones sociales de los que las padecen. Por este motivo, Boston Medical Group, gracias a su experiencia, ayuda también a las mujeres a afrontar estas situaciones con sus parejas a través de diferentes consejos para saber cómo plantear el problema cuando la otra parte se niega a resolverlo.

La reacción más habitual entre los hombres que sufren estos trastornos es negarlo: en el caso de la disfunción eréctil, dos de cada tres varones la oculta o la atribuye a causas puntuales como el cansancio, el estrés o la rutina de la vida en pareja. Principalmente, los hombres no acuden al médico por ignorancia y por miedo al dolor. También existe vergüenza a hablar sobre los problemas sexuales, que muchos varones sienten como una pérdida de hombría. “Es un problema cultural”, explica el director médico de Boston Medical Group España: “Las mujeres no se avergüenzan por decir que van al ginecólogo. En cambio, los hombres tenemos más prejuicios, nos cuesta hablar de estas cosas incluso con un médico”.

Una solución en pareja

Cada vez más hombres acuden al especialista acompañados de su pareja. En las seis clínicas de Boston Medical Group en España, la proporción llega al 30%. Esta complicidad es vital para la curación, según el director médico: “Hablar del problema y buscar una solución juntos reduce la angustia y mejora la confianza lo que aumenta el éxito del tratamiento”. Incluso hay mujeres que llaman para informarse, porque han detectado el problema y no saben cómo comentarlo con su pareja.

Consejos

  • Si él no saca el tema, inicia tú la conversación. La comunicación es una buena oportunidad para compartir sus sentimientos y aclarar malentendidos. Todo lo que ayude a prevenir los malentendidos está destinado a tener efectos positivos.
  • Sobre todo, no te resignes, no asumas que el problema es una parte normal de la relación.
  • Si tu pareja no quiere asumirlo, acércale toda la información que puedas para ayudarle a entenderlo con mucho tacto.
  • Réstale importancia, que tu pareja no se preocupe más de lo que debe. La capacidad para compartir sentimientos y pensamientos acerca del sexo es un factor altamente relacionado con una plena vida sexual.
  • Bajo ningún concepto hay que caer en reproches, ya que puede terminar destruyendo la relación. Es importante asimilar que tu pareja es tan singular como tú, y lo que para ti puede ser una comunicación adecuada, puede no ser bien recibida por el otro.
  • Lo más importante es sugerir a la otra persona que acuda a un especialista y ofrécete a acompañarlo. Concertar una cita y visitar juntos al médico puede ayudar a superar el estado de ansiedad o vergüenza que sienten muchos hombres.
  • Intenta ayudarle en todo momento. Muchos tratamientos constan de ejercicios, en los cuales la pareja debe tomar un papel activo. Hazle saber los dos estáis implicados y que lo vais a resolver juntos.

Una de las principales trabas es que a los hombres les cuesta acudir al médico casi en cualquier situación. Según datos de la Encuesta Nacional de Salud encargada por el Ministerio de Sanidad, los hombres de entre 35 y 44 años acuden un 17% menos al médico que las mujeres de la misma edad. Aún así, para muchos hombres descubrir que sus parejas realmente les apoyan y desean recuperar su  vida sexual es un punto de partida muy importante y motivador. Mantener abiertas las líneas de comunicación con la pareja es clave.

Segunda Disfunción Sexual en España

Un estudio de Boston Medical Group revela que los hombres sin pareja consiguen mejores resultados en su desempeño, que los hombres con pareja.

Existen tratamientos para lograr unas relaciones sexuales plenas y satisfactorias que combinan fármacos y ejercicios.

La eyaculación precoz es la segunda disfunción sexual masculina más habitual, después de los problemas de erección. Uno de cada tres hombres padece algún grado de eyaculación precoz a lo largo de su vida y, sin embargo, sólo el 25% de los hombres que la padecen acude a un especialista, aun cuando esta es la única forma de tratar este problema.
Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas dedicadas al tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas, ha realizado un estudio acerca de los pacientes que padecen eyaculación precoz y su tratamiento con Clomipramina. En el estudio participaron pacientes de la clínica de Boston Medical Group de Madrid que padecían eyaculación prematura; el 60% contaba con pareja estable y el 77% era mayor de 30 años.
Los resultados del tratamiento con Clomipramina han resultado ser altamente efectivos. Según conclusiones del estudio, un 73% de los pacientes notaron mejoría o se curaron, y el 82% de los que completaron el tratamiento mejoraron su latencia eyaculatoria en 5 minutos o más.

Los hombres sin pareja consiguen mejores resultados
Del estudio de Boston Medical Group también se desprenden otros datos, como que los pacientes sin pareja son más propensos a mejorar y que existe una relación causa-efecto entre la edad y el número de minutos que se retarda la eyaculación; siendo de diez minutos en el 48% de los varones de más de 30 años y el 64% en los de menos de 30 años.

Una de las conclusiones más importantes incide en que cuanto antes se inicie el tratamiento de estos problemas, los índices de recuperación son mucho más altos. Destaca que el 29% de los pacientes son menores de 30 años, de los cuales el 91% no tenía pareja. De estos pacientes, el 64% mejoró su desempeño en 10 minutos o más.

“Hoy en día, a los hombres todavía les cuesta reconocer el alcance de su problema y no acuden al especialista hasta que pasa bastante tiempo. Es importante pedir consejo ya que, cuanto antes se trate el problema, más rápida y con mejores resultados será la recuperación.” explica José Benítez, el director médico de Boston Medical Group.

Del 73% de pacientes que tuvieron mejoría o se curaron, el 18% tenía pareja, mientras un 82%, no tenía pareja. Del 71% los mayores de 30 años que tuvieron mejoría, el 48% incrementó su desempeño en 10 minutos, y de ellos, el 77% no tenía pareja. Estos datos revelan que los hombres con pareja suelen preocuparse menos que los hombres sin pareja por mejorar su desempeño. La tranquilidad de tener una pareja, hace que mejorar su desempeño, aunque importante para ellos, no lo es tanto como para aquellos hombres que no tienen pareja.

Junto con el tratamiento de Boston Medical Group con Cloripramina se combinan unos ejercicios en solitario y en pareja que ayudan a corregir esta disfunción. Los ejercicios son técnicas muy sencillas que sirven para que aprendas a conocer mejor el propio cuerpo. Los medicamentos son fármacos prescritos por el médico, que ayudan a controlar los niveles de excitación y a prevenir la eyaculación descontrolada.

Contrariamente a lo que se piensa, el 90% de las disfunciones sexuales tiene un origen biológico, y no psicológico. Pero las disfunciones sexuales se pueden solucionar con el tratamiento apropiado, prescrito por médicos especializados. Existen tratamientos simples, asequibles e indoloros, que son muy eficaces para aprender a controlar la eyaculación.