Tratamientos para la impotencia sexual

La impotencia sexual es un mal que han padecido los hombres desde siempre. Sin embargo, hoy en día se sufre con más freuencia. Parte del problema surge por los estilos de vida de la actualidad, lo que incluye vida sedentaria, consumo de sustancias perjudiciales, o estrés, entre otros. A continuación te mostraremos algunos de los tratamientos para la impotencia sexual que se pueden seguir. 

  1. Los tratamientos para la impotencia sexual más utilizados

En la actualidad hay muchos avances que permiten combatir la impotencia sexual. Si uno quiere recuperar la potencia, lo mejor es consultar a los profesionales en materia de sexualidad. Ellos conocen los tratamientos para la impotencia sexual más efectivos y puede recomendarte el mejor en tu caso particular. Estos son algunos de los más utilizados:

  • Terapia psicológica y de relajación. El estrés, la baja autoestima, las preocupaciones o los traumas pueden estar detrás de la impotencia. Un experto en sexualidad tal vez te recomiende una o más sesiones con un psicólogo para poner fin al problema. Si es por causa del estrés, tal vez baste con ejercicios de relajación apropiados. 
  • Sistemas artificiales. Existen dispositivos mecánicos, como las bombas de vacío que ayudan a lograr una erección. El pene se introduce y se fuerza el llenado de sangre de los cuerpos cavernosos por medio de hacer el vacío. También hay dispositivos que se introducen dentro del pene por medio de cirugía. 
  • Ondas de choque. Entre los tratamientos para la impotencia sexual más revolucionarios que hay, están las ondas de choque. Un tratamiento de varias sesiones con baja frecuencia pueden mejorar mucho la regeneración de los vasos sanguíneos y la potencia sexual. 
  • Medicamentos. Los medicamentos que hay hoy en día permiten solucionar casi todos los problemas de impotencia sexual que se pueden sufrir. Algunos se administran en formato de pastillas, otros en forma de crema y algunos como inyecciones. También hay tratamientos a base de hormonas, con resultados a largo plazo pero más duraderos.

En todos los casos que requieren medicación, el tratamiento ha de ser recetado por un médico, así que no los utilices de ninguna de las maneras sin su supervisión. El efecto podría ser el contrario al deseado. Administrarse un medicamento sin receta puede tener graves consecuencias para la salud. 

  1. Cómo evitar los tratamientos para la impotencia sexual

La mejor manera de evitar los tratamientos para la impotencia sexual, es llevar una vida sexual sana y activa. La buena alimentación, el ejercicio, el descanso y mantener sexo con frecuencia es una de las claves para que la potencia sexual se mantenga intacta durante mucho tiempo. 

Una dieta con alto contenido en fibra, proteínas, vitaminas, etcétera, será la mejor opción para mantener una buena circulación sanguínea y alcanzar erecciones duraderas. Evita el exceso de azúcar, de grasas saturadas y de platos precocinados. Limita también al máximo el consumo de alcohol. 

Otra de las cosas que has de hacer para sufrir disfunción eréctil es evitar la vida sedentaria. Practica deporte, camina y descansa lo suficiente, pero sin pasarte. El ejercicio mejora la salud y genera algunas sustancias estimulantes que potencian el deseo sexual. 

Por último, ten una vida sexual activa. Evita la monotonía y seduce a tu pareja para que tenga sexo contigo habitualmente. Esto ayuda al pene a mantenerse sano alcanzar la erección siempre que se desee.

Si a pesar de todas estas recomendaciones notas que los problemas de erección continúan, no pierdas tiempo y consulta a tu experto de Boston Medical Group. Él analizará tu caso particular y te dará las mejores recomendaciones para que recuperes tu vida sexual.