Dejar de fumar ayuda a recuperar la erección

Los malos hábitos están detrás de las disfunciones sexuales en muchos casos. Por ejemplo, fumar puede incrementar en un 60 % las posibilidades de sufrir disfunción eréctil. Un 40 % de los hombres que acuden con problemas de erección es fumador. A continuación te explicamos la relación entre el tabaco y la falta de erección. Te explicamos cómo dejar de fumar ayuda a recuperar la erección. 

  1. Por qué dejar de fumar ayuda a recuperar la erección

Los agentes que contiene el humo del tabaco no solo son cancerígenos, también actúan como un vasoconstrictor. Es decir, la nicotina y el resto de los componentes que entran al cuerpo por las vías respiratorias reducen el diámetro de las venas y arterias, dificultando el paso de la sangre. 

El pene necesita un flujo importante de sangre para alcanzar la erección. Si no recibe la suficiente no se conseguirá la erección. Los cuerpos cavernosos del pene no tendrán una cantidad suficiente como para que se ponga suficientemente duro.

Aunque no se haya llegado a ese punto, el fumador irá notando que poco a poco va perdiendo la capacidad de mantener la erección el tiempo suficiente como para satisfacer a la pareja o que se alarga el tiempo de recuperación antes de la siguiente erección.

No hay que esperar a que se tengan estos indicios para abandonar la práctica de fumar. El tiempo que se ha consumido tabaco afectará en mayor o menor medida a la posibilidad de recuperar totalmente el vigor sexual, tal y como revelan 83 estudios publicados por “Sexual Medicine Reviews”. Si los síntomas ya son evidentes, es posible que sea tarde para una recuperación total. Por eso, lo mejor es dejar de fumar para ayudar a recuperar la erección

  1. Otros efectos negativos del tabaco 

Pero el tabaco no solo trae asociado a su consumo el problema de la erección. También hay otros efectos devastadores que pueden arruinar algunas funciones sexuales, o por lo menos entorpecerlas. Estos son algunos ejemplos:

  • Erección matutina. Al igual que el tabaco acaba con la capacidad de la erección, también puede terminar con las erecciones matutinas. Estas son muy importantes ya que ayudan en la regeneración del pene. 
  • Problemas respiratorios. Una de las claves para obtener el máximo placer en las relaciones sexuales es controlar la respiración. El consumo de tabaco conlleva problemas respiratorios que alteran la llegada de oxígeno a los miembros del cuerpo y por tanto disminuyen el placer. 
  • Infertilidad. Si se está buscando tener un hijo, no es aconsejable fumar. La toxicidad del tabaco también afecta a la cantidad y movilidad de los espermatozoides. Es otro de los inconvenientes de su consumo. 

No solo el tabaco afecta a la correcta función sexual. Hay otros alimentos y sustancias que pueden entorpecer las erecciones, rebajar el apetito sexual o causar eyaculación precoz. Por ejemplo, la mala alimentación, el abuso de las grasas saturadas, el alcohol o las drogas. 

Por el contrario, la buena alimentación favorece la circulación de la sangre y las erecciones. Lo mismo ocurre si se practica deporte habitualmente, si se duerme lo suficiente y si se mantienen relaciones sexuales con frecuencia. 

Dejar de fumar ayuda a recuperar la erección. Pero si a pesar de los buenos hábitos notas que algo no funciona correctamente en tu vida sexual, ponte en contacto con los expertos de Bosoton Medical Group. Un profesional te ayudará a encontrar la mejor solución al problema.