Mitos y realidades sobre la eyaculación precoz

Mitos y realidades sobre la eyaculación precoz

Mitos y realidades sobre la eyaculación precoz

Las diferentes teorías sobre las causas y los remedios para la eyaculación precoz están muy extendidos por la red. La realidad es que hay dos causas que pueden generar este tipo de disfunción, las orgánicas y las psicológicas. A continuación comentaremos algunos mitos y realidades sobre la eyaculación precoz, para que aprendas a distinguir con claridad lo que es cierto y falso.

Los mitos sobre la eyaculación precoz

Es muy importante aprender a distinguir los mitos de las realidades en el problema de la eyaculación precoz. Es muy importante tenerlo claro, porque un error de criterio puede llevar a uno a cometer errores a la hora de buscar el mejor tratamiento.

Uno de los mitos que existió hasta hace relativamente poco es que cuanto más varonil es un hombre más rápido llega al orgasmo. Esto es totalmente falso. Un hombre puede controlar cuándo quiere llegar al clímax y manejar este tiempo de manera que se prolongue el placer y se satisfaga a la otra persona.

Otro de estos mitos es que tras una circuncisión hay más posibilidades de sufrir eyaculación precoz. El argumento es que se tiene mayor sensibilidad. También mencionan que la circuncisión puede ser la “cura quirúrgica” para la eyaculación precoz. Y el argumento es que se desensibiliza el glande al estar descubierto. Pero esto no es cierto. Si bien es cierto que la sensibilidad es mayor durante los primeros días, con el tiempo la situación se normaliza por completo. La circuncisión no afecta al tiempo que se tarda en eyacular.

En alguna ocasión se puede escuchar que los eyaculadores precoces son también impotentes. Esta teoría no tiene ninguna base científica. El semen es igual en el caso de los eyaculadores precoces que el caso de los que no lo son. Puede que, si el caso es grave, el semen se deposite demasiado pronto y no entre en la vagina, pero nada tiene que ver el problema con la calidad del semen.

Que el problema de la eyaculación precoz es totalmente psicológico también es falso, por lo menos en parte. En algunos casos sí es verdad y el tratamiento a seguir consta de sesiones con un psiquiatra. En otros, el problema es mixto o totalmente orgánico, como es el caso de los que sufren hipersensibilidad en el glande.

Muchos afirman que la eyaculación precoz es provocada por la masturbación. Esto tan solo tiene una parte de verdad. La autoestimulación en sí misma no cambia el momento en el que se eyacula. Es más, uno de los tratamiento para vencerla es la masturbación controlada. Lo que sí es cierto que si en la juventud se utiliza la masturbación para recibir satisfacción inmediata, buscando solo la descarga, el cerebro aprenderá a precipitar el orgasmo a la mínima estimulación, afectando el reflejo eyaculatorio por el acostumbramiento, pero no por ningún factor orgánico.

Las verdades sobre la eyaculación precoz

Lo que te hemos mostrado tampoco debe llevarte a pensar que todo lo que se oye sobre la eyaculación precoz es mentira. Es más, una de las grandes verdades que se suele escuchar es que tiene solución. Por medio de tratamientos, con o sin fármacos, la eyaculación precoz se puede superar. Por supuesto, en el caso de que sea necesario el uso de medicamentos, siempre han de ser prescritos por un doctor.

Si has escuchado que por medio de ejercicios se puede vencer la eyaculación, es cierto. Los músculos que controlan la micción son los mismos que controlan la eyaculación. Si te es posible detener la salida de la orina, también es posible que llegues a controlar la del semen por medio del autocontrol y fortalecimiento de estos músculos.

Los hábitos influyen en la eyaculación precoz. Si crees que la vida sedentaria, comer en exceso, fumar o consumir drogas afecta al control de la eyaculación, estás en lo cierto. Es totalmente cierto que los malos hábitos pueden generar dificultades para conseguir erecciones plenas y que la eyaculación llegue antes de que tengas tiempo de satisfacer a tu pareja. Así que si percibes que puedas tener un problema de eyaculación precoz y tienes malos hábitos, comienza por eliminar estos.

Que los problemas emocionales pueden agravar los problemas de eyaculación precoz son ciertos. Hay que recordar que la eyaculación se da gracias a una explosión emocional. Los complejos, los miedos o la timidez pueden afectar negativamente y hacer que se pierda el control sobre el momento en el que se tiene el orgasmo. También puede ocurrir el problema a la inversa, es decir, que un problema de eyaculación precoz genere sentimientos negativos que lleven a uno a sufrir una depresión.

Los problemas en la pareja por este asunto son una realidad. La relación sexual es comparable con la conversación, en la que cada uno se hace responsable de lo que dice, pero también de lo que el acompañante recibe. Si quieres mantener una buena relación de pareja, tienes que tomar medidas en el caso de sufrir eyaculación precoz . En ocasiones la otra parte opta por callar el problema para no avergonzar o herir. Sin embargo, es posible que no se sienta satisfecha y que esté sufriendo. A la larga esto puede traer problemas, de ahí lo importante de una comunicación abierta y franca.

Algunos consejos para luchar contra la eyaculación precoz

El primer consejo que te podemos dar es que, si crees o consideras  que sufres eyaculación precoz o conoces a alguien que la sufre, busca ayuda profesional. Tan solo un experto en sexualidad masculina puede determinar la causa exacta y la estrategia terapéutica más adecuada para cada caso.

Una de las cosas que puedes probar es a hacer ejercicios de Kegel. Estos ayudan a fortalecer los músculos pubocoxígeos, que son los encargados de retener la salida de la orina o del semen. Si eres constante seguro que notarás mejoras.

Habla con tu pareja y pídele su colaboración para solucionar el problema. Uno de los ejercicios es el de comenzar y parar antes de llegar a la eyaculación. Se pueden hacer solos o en pareja. Haz partícipe a tu pareja y realiza los ejercicios con su ayuda. Además, te ayudará a vencer los sentimientos negativos cuando se produzcan.

Practica deporte y lleva una vida sana. No abuses de la comida, especialmente de las ricas en grasas saturadas y químicos. Recuerda también que el tabaco y el abuso del alcohol tienen una relación directa con el control de la eyaculación.

No esperes cambios dramáticos en corto plazo. El tratamiento de eyaculación precoz requiere que permitas y aceptes que los cambios se darán poco a poco, la presión o autoexigencia elevada juega en contra del resultado, con posibilidad de atraparnos en frustración por no conseguir con rapidez lo esperado. La paciencia es el mejor aliado en este camino.

Y por supuesto, confía solo en los expertos de la salud. No recurras a Internet en busca de consejos o medicación. Los resultados de seguir estos consejos o consumir estos productos puede acarrear consecuencias devastadoras e incluso irreversibles.