Clasificación y grados de la eyaculación precoz

El problema de la eyaculación precoz

El problema de la eyaculación precoz no afecta a todos los que la padecen por igual. Existen diferencias entre unos casos y otros que permiten determinar cómo clasificarla y qué tipo de tratamiento administrar. Te hablaremos de la clasificación y grados de la eyaculación precoz.

Clasificación de la eyaculación precoz

Existen dos grandes grupos en los que clasificar la eyaculación precoz, la eyaculación precoz por causas orgánicas y la eyaculación por causas psicológicas. Ambos casos pueden tratarse, aunque evidentemente con terapias diferentes.

La eyaculación precoz por causas orgánicas puede producirse por una sensibilidad excesiva del glande. En este caso, cuando el pene está erecto y se producen roces es imposible controlar la llegada al clímax. Mientras exista contacto la excitación crece y el orgasmo llega rápido. En los casos más graves es posible que tan siquiera se pueda pasar de los juegos preliminares.

Otra de las causas puede ser hereditaria. Algunas personas son más propensas genéticamente a tener falta de control sobre la eyaculación. A pesar de se ser heredado, siempre se puede aprender a controlar con la ayuda de un experto.

 

Algunas enfermedades y su tratamiento pueden afectar a la erección y la eyaculación. Esta es una de las razones por las que no hay que automedicarse. Hay medicamentos que pueden tener como efecto secundario una disminución en el rendimiento sexual y el control sobre la eyaculación. Cuando se ingieren alteran los niveles de sustancias químicas del cerebro que regulan el desempeño sexual.

Una más de las causas orgánicas que puede estar tras la eyaculación precoz, es la falta de sexo. Cuando las relaciones sexuales son esporádicas resulta mucho más difícil no precipitarse a la hora de tener un orgasmo. La sobreexcitación que se produce puede acelerar el proceso y hacer que el orgasmo llegue antes de lo deseado.


La eyaculación precoz por causas psicológicas se produce cuando el cerebro manda la orden al resto de los órganos para que se produzca el orgasmo. Esto suele ocurrir cuando se mantienen relaciones sexuales con una nueva pareja. La fuerte atracción física que se da en los primeros encuentros, puede hacer que la excitación sea muy alta y la eyaculación se produzca antes de lo normal. En principio, esta reducción temporal del aguante puede considerarse normal.

También puede pasar que durante la adolescencia se haya abusado de la masturbación. Los altos niveles de testosterona y la falta de privacidad en estos años, puede hacer que los jóvenes busquen una vía de satisfacción continua en la autosatisfacción inmediata. El cerebro interpretará que la eyaculación ha de ser rápida en todos los casos, quedando esta costumbre muy arraigada. Con el paso del tiempo y si no se corrige, se llega a sufrir eyaculación precoz como un hábito.

El nerviosismo, producido por una temporada de mucho estrés o de miedos, como el de no estar a la altura, puede precipitar la llegada del orgasmo. Tal vez se sienta miedo a eyacular demasiado pronto y generar tal presión que el miedo se convierta en realidad.

Las experiencias traumáticas del pasado pueden también influir el tiempo que se tarda en eyacular. El tener la mente puesta en otra cosa que no sea la práctica del sexo en ese momento, puede hacer que se pierda el control sobre la eyaculación.

Los grados de eyaculación precoz

Para tratar correctamente los problemas de eyaculación precoz, el médico ha de conocer el grado de la misma. Los grados se clasifican en dos, la eyaculación primaria y la secundaria. Para establecerlos se tiene el cuenta desde cuando se sufre y no las causas. Te hablamos de los dos casos.


Eyaculación primaria. Para saber si se tiene eyaculación precoz primaria hay que confirmar que la disfunción se sufre desde siempre o por lo menos desde hace mucho tiempo. Cuando se establece que se sufre este tipo de eyaculación, el doctor sabe que se enfrenta a un problema muy arraigado, crónico, lo que le ayudará a escoger el tratamiento más apropiado para el paciente.

Eyaculación secundaria. En este caso, el problema es relativamente reciente, no se sufre desde siempre, o aparece de forma repentina. El que el paciente siempre haya controlado la eyaculación y que de repente no pueda hacerlo, posibilita que la recuperación sea más fácil de corregir, siempre y cuando no se presente como resultado de una enfermedad o un tratamiento que no se puede cambiar.

¿Cómo reconocer la eyaculación precoz?

Aunque un especialista es el más adecuado par determinar si se tiene un problema de eyaculación precoz, tú mismo puedes hacerte una idea de si realmente tienes un problema que precisa atención o no.

La eyaculación es la culminación de la excitación sexual. Son unas contracciones involuntarias que se producen en el pene y otros órganos para expulsar con presión la carga seminal. El que sean involuntarias no quiere decir que no se pueda controlar el momento en el que desees que lleguen. Eso sí, una vez se llega al punto de no retorno, ya no se puede parar.

 

Si el tiempo que pasa desde que se comienza con la estimulación hasta que se llega al punto de no retorno es muy bajo, se sufre de eyaculación precoz. El tiempo transcurrido hasta el punto de no retorno, ha de permitir que tras la penetración ambos podáis llegar al orgasmo juntos. Es decir, han de pasar algunos minutos. En los casos más graves es posible que se eyacule justo antes de la penetración o inmediatamente.

Prevenir la eyaculación precoz

Para evitar que ocurra la eyaculación precoz hay que tomar medidas. Muchas de las causas que precipitan la eyaculación se pueden evitar. Por ejemplo, por medio de una vida sana. Como hemos visto, los malos hábitos pueden generar ciertos desórdenes en el organismo que produzcan la eyaculación precoz.

Alimentarse bien, hacer deporte y evitar los excesos ayudará a evitar la eyaculación precoz. Por supuesto, hay que evitar por completo el uso de drogas de recreación y el abuso del alcohol. Los efectos de estos en el cerebro pueden traer consecuencias temporales e incluso permanentes.

El ejercicio ayuda a regular niveles de químicos en el cerebro y a mejorar la circulación sanguínea. Esto favorece a la erección y al control sobre la eyaculación. Los ejercicios específicos de Kegel serán de gran ayuda para mejorar el autocontrol.

Si finalmente se sufre eyaculación precoz, lo más prudente es solicitar una cita con un experto en sexualidad masculina. No hay que fiarse de los consejos que se ven en Internet, ya que muchos carecen de base médica. Y recuerda que jamás has de automedicarte. Los efectos de estos fármacos pueden agravar el problema.

¿Qué es el priapismo y cómo tratarlo?

El priapismo es la erección permanente del pene que no tiene que ver con la estimulación ni con el deseo sexual. No es una patología que tenga una incidencia demasiado alta, se dan  1,5 casos por cada 100.000 hombres al año, aunque entre los 40 y 50 años aumenta hasta casi 3 casos por cada 100.000 hombres al año. Incluso un niño podría llegar a tener este problema debido a una enfermedad llamada drepanocitosis, que es una enfermedad genética. Detrás de esta situación pueden existir distintas causas, y es muy importante que se tenga en cuenta que hay ciertas prácticas, como el consumo de drogas o el uso de algunas sustancias para mantener la erección que deben evitarse, como te mostramos a lo largo de este artículo.

  • Priapismo isquémico

El priapismo isquémico el más habitual y además el más grave. Decimos esto, porque de no tomar medidas urgentes pueden llegar a necrosarse los tejidos de los cuerpos cavernosos del pene, causando impotencia y flacidez permanente del órgano. Sin olvidar que se debe descartar que sea síntoma de otras enfermedades graves.

Se da cuando la sangre se queda en el pene sin salir, estos son los síntomas principales:

  • Erección no relacionada con el deseo o la estimulación sexual, que dura al menos 4 horas.
  • Mientras que todo el cuerpo del pene está rígido, el glande está blando.
  • Dolor en el pene que va aumentando.

Lo normal es que sean episodios puntuales, pero existe el priapismo intermitente o recurrente, que es todavía menos frecuente. Suelen sufrirlo hombres con una enfermedad hereditaria cuyo síntoma principal es que los glóbulos rojos no tienen una forma normal, de manera que llegan a obstruir los vasos sanguíneos del pene.

Cuando se sufre priapismo recurrente se viven repetidos episodios de erecciones prolongadas, que pueden incluir también casos de priapismo isquémico. Uno de los síntomas más habituales de este problema es comenzar teniendo erecciones sin motivación sexual, cortas y dolorosas, que después se transforman en erecciones cada más frecuentes y que se prolongan más en el tiempo.

 

  • Priapismo no isquémico

El priapismo no isquémico tiene lugar cuando no se regula de la manera adecuada el flujo de sangre que va hacia el pene. No suele ser doloroso y estos son sus principales síntomas:

  • Una erección que dura más de 4 horas y que no procede de la estimulación o del deseo sexual.
  • Pene erecto que no está del todo rígido.
  • Ausencia de dolor.
  • Causas del priapismo

Se habla de priapismo idiopático, o primario, cuando no se sabe el origen del problema. Cuando sí hay una causa conocida se llama priapismo secundario. En el mundo occidental el origen más frecuente es el uso de fármacos para la disfunción eréctil.

En cuanto al priapismo isquémico su origen se puede deber a lo comentado, o al uso de algunos medicamentos neuropsiquiátricos, anticoagulantes, y también al consumo de hormonas sexuales. Como ya decíamos con anterioridad, las drogas ilegales como la cocaína también pueden provocar este problema.

Hay otras causas como algunos estados de hipercoagulabilidad o protrombóticos, como la talasemia, la enfermedad de Fabry, diferentes vasculitis, los embolismos grasos, o la diálisis. Además, de algunas enfermedades relacionadas con el sistema nervioso.

Hay otros problemas de salud que también pueden estar detrás del priapismo, pero que son muy poco frecuentes, como los tumores en el pene, la picadura de la araña viuda negra, la malaria, la gota, la intoxicación por monóxido de carbono, entre otros.

Recordamos que el priapismo no isquémico se da con mucha menos frecuencia, cuando ocurre una comunicación entre la arteria cavernosa y los cuerpos cavernosos. Suele ser originada por un golpe en el pene o por una inyección en la zona. Además, existen ciertas malformaciones arteriales congénitas que se pueden esconder detrás de este problema.

¿Cuál es el mejor tratamiento para el priapismo?

Lo primero que debes hacer si sufres un episodio de priapismo es acudir con urgencia al médico. En Boston Medical Group contamos con el mejor equipo de expertos que estudiarán tu caso de la manera adecuada y te recomendarán el mejor tratamiento posible.

  • No olvides que el priapismo isquémico debe ser tratado siempre como una emergencia médica, y que debes recibir tratamiento cuanto antes, para evitar las complicaciones que hemos comentado con anterioridad, es decir daños permanentes.
  • Es muy importante que no esperes más de 4 horas para ir a urgencias. Es verdad que en ocasiones en ese tiempo el problema remite por sí mismo, pero si no lo hace, debes actuar cuanto antes.

  • Lo habitual es que se realice una descompresión de los cuerpos cavernosos por aspiración, y después se administre una inyección intracavernosa, y que además se administren fármacos concretos para el dolor. En algunos casos este tratamiento no funciona, con lo que será necesario realizar una intervención quirúrgica. Si se trata de pacientes con un priapismo de larga duración, entre 48 y 72 horas, es posible efectuar la cirugía y al mismo tiempo colocar una prótesis de pene, ya que lo habitual es que no recupere la función eréctil.
  • Como es lógico, es necesario tratar también la enfermedad que se encuentra detrás del problema, si es el caso. Para conseguirlo, lo más importante es conseguir un diagnóstico acertado y cuanto antes. Es imprescindible que el paciente sea sincero con el personal médico que le atienda, ya que tendrá que reconocer si ha realizado ciertas prácticas que hayan podido causar el problema.

  • Si se sufre un episodio de priapismo no isquémico no es necesario que se considere una situación de emergencia, ya que se solucionará en una horas. Cuando esto no sucede, puede ser necesario hacer una arteriografía, y una embolización de la fístula que causa el problema. También puede puede tener que recurrirse a la cirugía.
  • Como sucede con cualquier otra enfermedad, la prevención es vital. Es cierto que en algunos casos no se puede hacer nada para evitar que suceda, pero en otros sí. Es importante no consumir drogas ilegales, ni tampoco utilizar ninguna clase de medicación para los problemas de erección sin que la haya pautado un médico.

 

 

¿Cómo se realiza el diagnóstico de la eyaculación precoz?

Diagnóstico de la eyaculación precoz

La eyaculación precoz es un problema que afecta a  un tercio de la población masculina (3 de cada 10). Para saber si realmente se sufre de eyaculación precoz,es necesario consultar a un médico experto, él podrá determinar si realmente se sufre este tipo de disfunción sexual. Te explicamos cómo se realiza el diagnóstico de la eyaculación precoz.

Qué es la eyaculación precoz

Antes de comenzar un diagnóstico para evaluar si realmente se sufre eyaculación precoz, es conveniente comprender qué es.

La eyaculación precoz es una  falta de control sobre el reflejo eyaculatorio; por lo tanto es un trastorno  de la fase del orgasmo durante la relación sexual. Cuando un hombre está excitado se produce una erección. Lo normal es que esta se mantenga por un tiempo antes de llegar al orgasmo y expulsar el semen. La eyaculación precoz no permite este proceso y el semen es expulsado prematuramente por el bajo o relativo control que se tiene.

El tiempo que pasa desde que un hombre tiene la erección hasta que llega el momento en el que la eyaculación se hace incontrolable, recibe el nombre de meseta. Lo habitual es que, desde que se produce la penetración hasta que llega el punto de no retorno (punto máximo de control), en el que la eyaculación ya no se puede detener, pasen unos minutos.

Durante el tiempo de meseta los dos sentirán placer y harán que la excitación vaya en aumento para que finalmente se produzca la llegada del clímax, que será mayor en ambos cuanto más se tarde. Si este tiempo de meseta es muy corto, el disfrute será menor e incluso puede que la pareja no llegue al orgasmo creándose frustración en ambos.

Cuando la eyaculación precoz se convierte en un problema frecuente, puede llegar a haber problemas de autoestima y de pareja. Por eso es tan importante hacer una correcta evaluación que determine la gravedad del asunto y permita tratarla cuanto antes.

Diagnóstico de la eyaculación precoz

Antes de acudir en busca de ayuda a un especialista analiza si realmente sufres de eyaculación precoz o simplemente te gustaría aguantar más. Para ello piensa en si eres capaz de controlar el tiempo que tardas en llegar al orgasmo. Si puedes prolongar unos minutos el tiempo que pasa hasta que llegas al clímax, lo más probable es que no sufras ningún problema. Algunos acuden a un experto  en sexualidad masculina porque quisieran aguantar hasta 10 o 15 minutos sin parar y eso no es sufrir eyaculación precoz.

Hay realmente un problema si la eyaculación se produce justo antes de la penetración o inmediatamente a esta. Puede que en un momento dado uno esté tan excitado que apenas aguante el momento de la llegada del orgasmo, sobre todo si hay mucha excitación previa por los juegos preliminares. Si esto es ocurre de manera puntual no has de alarmarte, puede ocurrir en un momento dado. Lo que no es normal es que se repita en más ocasiones o con relativa frecuencia. Si esto ocurre debes buscar ayuda urgentemente.

Para realizar un correcto diagnóstico de la eyaculación precoz, un experto en sexualidad masculina utilizará una serie de preguntas. Dependiendo de la clasificación y el grado se pondrá uno u otro tratamiento. También puede ser que utilicen un test de eyaculación precoz, como el que puede hacerse en la web de Boston Medical Group.

Los resultados determinarán si se trata de eyaculación precoz por causas biológicas y/o psicológicas. También se evaluará si es primaria o secundaria (adquirida), es decir, si es un problema de hace mucho tiempo o reciente. Estos datos ayudarán a escoger un tratamiento adecuado para cada paciente en particular según sus necesidades.

Cómo superar la eyaculación precoz

En caso de que se diagnostique eyaculación precoz, será necesario comenzar con un tratamiento para detener el avance o revertir el padecimiento. Este puede consistir en ejercicios, sesiones de terapia psicosexual, medicación o cualquiera de las terapias específicas existentes para vencer este tipo de disfunción. Por supuesto, todos estos han de estar supervisados por un experto, de ningún modo han de seguirse consejos no avalados por un médico. Tampoco hay que recurrir a la automedicación de ninguna de las maneras.

Sin embargo, existen medidas que podemos tomar ante los primeros síntomas, independientemente de que se acuda a un experto o se haya puesto un tratamiento. Por ejemplo, es un hecho que los malos hábitos influyen en las disfunciones sexuales, por eso hay que dejar aquello que puede empeorar el problema. Por ejemplo, es recomendable que se evite fumar, beber en exceso o consumir drogas recreativas. Estos influyen en los procesos químicos del cerebro que producen la respuesta sexual y en la capacidad de aguante.

El deporte con regularidad también es clave para que todo funcione bien (ayuda a combatir el stress y que los músculos implicados en la retención de la eyaculación actúen correctamente. Además, mejora la circulación y los niveles químicos del cerebro (endorfinas).

 

Los ejercicios de Kegel también fortalecen los músculos pubocoxígeos relacionados con el proceso de eyaculación, de manera que practicarlos puede ayudar a tener un mayor control.

Un ejercicio que puede aumentar el aguante es el de “arranque y parada”. Este consiste en estimular el pene, de manera que se produzca una erección. Hay que continuar con la estimulación hasta justo antes de llegar al punto de no retorno (antes de sentir la sensación de querer eyacular). Justo antes de ese momento hay que detener la estimulación unos instantes, hasta que la estimulación disminuye. Repetir el proceso tres veces más. En la cuarta estimulación hay que aguantar todo lo que se pueda hasta la llegada del orgasmo. Practicar al menos tres veces a la semana.

En algunos casos el problema está relacionado con la disfunción eréctil. Es posible que la eyaculación se produzca antes de llegar a obtener la erección deseada. Es posible que tan siquiera se llegue a la penetración, con la consiguiente decepción e insatisfacción de uno mismo y de la pareja.

Los problemas de erección precoz no desaparecerán por sí solos. Si detectas que sufres una reducción notable en el tiempo de aguante o que en ocasiones tienes episodios de eyaculación precoz, acude en busca de ayuda a un especialista en sexualidad masculina de Boston Medical Group cuanto antes. Cada día que se pase sin tomar medidas será más complicado encontrar una solución.

La enfermedad de Peyronie: síntomas y tratamiento del pene curvo

La enfermedad de Peyronie

La enfermedad de Peyronie, también llamada pene curvo, curvatura peneana o induración plástica del pene, tiene efectos muy negativos en las personas que lo sufren. A continuación te explicamos en detalle los síntomas y tratamientos del pene curvo, un problema que sufren muchos hombres y que tiene solución.

Los síntomas de la enfermedad del Peyronie

El síntoma principal de la enfermedad del Peyronie es una curvatura excesiva del pene cuando se encuentra en erección. Que el pene no esté totalmente recto es algo totalmente normal. Si tu pene presenta una ligera curvatura hacia un lado, hacia arriba o hacia abajo, no te preocupes, es normal.

En algunos casos, la curvatura es tan grave que hace imposible la penetración. En aquellos casos en los que la curvatura del pene erecto supera los 30º, es necesario tomar algún tipo  de medida. Por debajo de esta no se considera que exista ningún problema grave que requiera un tratamiento o intervención.

En muchos casos los síntomas implican dolor cuando el pene se pone erecto, por la tensión que genera la curva. También conlleva problemas psicológicos asociados, como la depresión, la falta de autoestima o los cambios frecuentes de humor.  

También sufre la pareja. La vagina puede soportar una cierta curvatura sin problemas. Sin embargo, cuando es excesiva puede producir dolor. Dependiendo de la gravedad, puede que al cambiar de postura se sienta un alivio del dolor, con el inconveniente de que las relaciones sexuales serán más limitadas. Aún en los casos en los que se adoptan estas posiciones, al llegar el momento del clímax, cuando el pene adquiere el mayor grado de dureza y curvatura, se puede producir dolor en ambos. En los casos más graves, la penetración resulta imposible.  

La enfermedad de Peyronie también trae consigo problemas emocionales. Por ejemplo, puede causar depresión, pérdida de confianza en sí mismo y pérdida de interés sexual por parte de ambos, lo cual puede traer graves consecuencias a nivel de pareja.                                                                                                                                                                       

Cuándo y cómo se produce la enfermedad del Peyronie

La curvatura peneana excesiva puede aparecer por diversas causas. En ocasiones se debe a una placa fibrosa o quiste que se crea en una de las paredes externas de los cuerpos cavernosos.Esta impide la correcta elasticidad del órgano en este punto y se genera una curva. La torsión que se genera puede hacer dolorosa la erección o la penetración.

El origen de la formación de esta placa puede ser variado. Los casos más conocidos son aquellos en los que se produce una cicatriz interna a consecuencia de un golpe, de una torsión durante el acto sexual o de una intervención quirúrgica. Una vez que esta cicatriza va dejando esta placa rígida.

Las enfermedades también pueden estar detrás de la curvatura excesiva del pene. Por ejemplo, aquellos que sufren o han sufrido la enfermedad de Dupuytren. Cuando se padece esta enfermedad, el tejido subcutáneo se engrosa. El engrosamiento no permite la correcta extensión del tejido del pene durante la excitación sexual, provocando la curvatura.

Según un estudio realizado por Boston Medical Group entre sus clientes, la salud y los buenos hábitos pueden influir en la enfermedad. El 68 % consume alcohol con frecuencia, el 41 % fuma y el 36 % tienen también hipertensión arterial. Así que queda claro que la salud general y los buenos hábitos también aumentan las posibilidades de que se sufra.

En otras ocasiones, la curvatura se presenta sin razón aparente. Puede que la edad afecte de algún modo ya que la mayoría de las veces se presenta en varones de entre 40 y 60 años. Lo anterior no quiere decir que no pueda ocurrir en personas con un rango de edad mayor o menor a este, pero los casos sí que aumentan con la edad.

Tratamiento de la enfermedad del Peyronie

Existen diferentes tratamientos para combatir la enfermedad del Peyronie. Los dos más efectivos son la terapia con ondas de choque y la cirugía. Los dos son efectivos, aunque es preferible utilizar las ondas de choque. Te explicamos por qué podemos afirmarlo.

Cirugía. Para combatir la curvatura del pene por medio de cirugía, es preciso realizar una incisión en el lugar contrario al que tiene la placa fibrosa. Por medio de puntos, se acorta la zona contraria a la curva y así se vuelve a recuperar la posición deseada.

La ventaja de este método es la eficacia. Por medio de la cirugía se puede conseguir el resultado deseado con un porcentaje de éxito sumamente alto. Si embargo, no todo son ventajas. La operación es delicada y envuelve otras muchas cosas.

En el caso de la cirugía es necesario pasar por un proceso agresivo que requiere el paso por un quirófano, anestesia, un periodo de recuperación y otro de adaptación. En el caso del de adaptación, puede ser especialmente molesto y prolongarse en el tiempo, ya que se realiza un cambio repentino en la morfología del órgano sexual.

Otro de los inconvenientes está relacionado con el tamaño del pene. Generalmente, esta operación entraña la pérdida de algunos milímetros e incluso algunos centímetros. La razón es que en lugar de recuperar la parte en la que se formó la placa, se acorta la que se encuentra al otro lado.

Ondas de choque. El otro tratamiento efectivo es la aplicación de ondas de choque. Las ondas de choque acústicas son expulsadas a gran velocidad para que choquen con la placa fibrosa. Este golpe de baja densidad que provocan las ondas, reactiva la regeneración celular, de manera que los tejidos van recuperando su elasticidad original y disminuyendo la curvatura.

Entre las muchas ventajas de este tratamiento desataca que no es un tratamiento en absoluto agresivo. Los efectos secundarios no existen o se limitan a ligeras molestias durante la aplicación. No tienen efectos secundarios y no precisan de mantenimiento ni segundas intervenciones, los resultados obtenidos permanecen.

Al finalizar cada sesión, el paciente se marcha por su propio pie y continúa con su vida con normalidad. No es necesario someterse a ningún tipo de fármaco, como la anestesia. No deja ninguna marca o cicatriz y tampoco existe riesgo de que afecte a otros órganos.

Por supuesto, es el médico experto en sexualidad masculina el que mejor orientación puede darte sobre estos y otros tratamientos. Has de evitar tomar cualquier decisión o seguir cualquier tratamiento sin hacer antes una consulta en la que se evalúe la gravedad del caso y se decida cuál es el mejor tratamiento.

Diagnóstico de la Disfunción Eréctil

Para que el pene alcance la erección se tienen que poner en marcha ciertos mecanismos en  los sistemas nervioso y vascular, que se desencadenan debido a factores hormonales. Cuando los cuerpos cavernosos situados en el pene se llenan de sangre se produce la erección. La sangre que alcanza esa cavidades llega a ellas desde las venas y arterias que se encuentran alrededor del pene. Pero no siempre se consigue culminar este proceso. Cuando se sufre disfunción eréctil no se alcanzará la erección, o se logrará una erección más débil, además suelen desaparecer las erecciones espontáneas de por la mañana, se pierde la erección al cambiar de postura o cuando se llega al clímax la erección no es completa. Claro, que no basta con sospechar que se sufre este problema, es necesario que un médico ratifique que en realidad es así, ¿cómo lo hace? A continuación, te explicamos cómo se realiza el diagnóstico de la disfunción eréctil.

 

  • ¿Quién diagnostica la disfunción eréctil?

 

Solo los expertos en disfunción eréctil pueden realizar un diagnóstico adecuado de esta enfermedad, tendrán en cuenta los resultados que obtengan de un examen físico, de una evaluación psicológica, así como el historial médico y sexual del paciente.

Es necesario que quien crea que sufre este problema acuda a uno de estos expertos, porque solo con un diagnóstico adecuado podrá recibir el tratamiento que necesita. Además, la disfunción eréctil puede formar parte de los síntomas de ciertas enfermedades, algunas de ellas bastantes serias.

De esta forma, es imprescindible que se acuda a la consulta de un profesional si se detecta que se sufre este problema, aunque sea de manera puntual.

 

  • ¿Cómo se realiza el diagnóstico de la disfunción eréctil?

 

Presta atención a los diferentes métodos que existen para conseguir un diagnóstico adecuado de la disfunción eréctil.

 

  • Historial médico

 

Lo habitual es que el experto estudie tu historial médico para poder determinar, si es posible, cuál puede ser el origen de la disfunción. Puede estar relacionada con alguna enfermedad que ya está diagnosticada o que aún no haya sido descubierta.

También debe conocer si se está tomando algún tipo de medicamento, si se fuma, bebe o se consume alguna droga ilegal.

 

  • Historial sexual

 

La sinceridad es muy importante a la hora de abordar este asunto. Es muy posible que el profesional haga preguntas personales, pero es necesario que se respondan con franqueza para poder efectuar un diagnóstico adecuado.

Es posible que te pregunte sobre estas cuestiones:

  • Con qué frecuencia se logra una erección válida para mantener relaciones sexuales.
  • Las dudas que tiene el paciente sobre su capacidad para lograr y mantener una erección.
  • La frecuencia con al que se tienen relaciones sexuales completas.
  • Si alcanza la eyaculación en todas las relaciones.
  • Cuántas mañanas se tienen erecciones espontáneas.
  • Cuánto deseo sexual se tiene.
  • Problemas anteriores relacionados con la salud sexual.
  • Cualquier daño sufrido en el pene o cerca del mismo.

 

  • Evaluación psicológica

 

Aunque no sea un experto en psicología, el urólogo puede determinar si la disfunción está relacionada con algún problema emocional. Es muy habitual que realice un breve cuestionario para evaluar la situación del paciente y si detecta que necesita ayuda en esta campo, puede derivar al paciente a un psicólogo para que colaboré en la recuperación.

En algunos casos la visita al centro especializado en disfunción eréctil se hará acompañado de la pareja, quien puede ser clave a la hora de diagnosticar si las emociones están implicadas en esta situación.

 

  • Examen físico

 

Como es lógico no puede faltar un examen físico a la hora de diagnosticar la disfunción eréctil. Suele consistir en pruebas similares a estas:

  • Un examen visual puede mostrar un pene curvado que sería prueba de que se sufre la enfermedad de Peyronie.
  • Examen del pene para evaluar su sensibilidad al tacto. Si se percibe que no es demasiado sensible, podría ser prueba de un problema relacionado con el sistema nervioso.
  • Es importante detectar un exceso de vello o un crecimiento del pecho que podrían mostrar problemas hormonales.
  • El pulso de las muñecas o de los tobillos puede mostrar que el paciente sufre problemas de circulación.
  • Debe medirse la presión arterial.

Adicionalmente a las pruebas mencionadas, se recomienda realizar sendas analíticas de sangre y orina para detectar algunas enfermedades que pueden estar relacionadas con la disfunción, como la diabetes, las alteraciones hormonales o la aterosclerosis.

 

  • Diagnóstico por imágenes

 

El diagnóstico de la disfunción eréctil suele precisar de un equipo multidisciplinar. Uno de los profesionales implicados puede ser un técnico que se ocupe de hacer una ecografía Doppler para detectar si la circulación sanguínea en la zona del pene es la adecuada.

 

  • Registro de rigidez y tumescencia peneana nocturna

 

El registro de rigidez y tumescencia peneana nocturna se basa en llevar un registro de las erecciones que tiene el paciente durante la noche. Lo habitual es que se realice un seguimiento durante al menos tres noches.

Esta prueba se puede realizar en el hogar del paciente o en un laboratorio del sueño.

Hay que tener en cuenta que un hombre sano suele tener entre 3 y 5 erecciones cada noche. Si se detecta un número similar en esta prueba, significa que el paciente no tiene problemas a nivel físico, y que el origen es psicológico

 

  • Inyección intracavernosa

 

Se trata de una inyección acompañado de un estímulo sexual, visual o auditivo, y sirve para determinar si el origen del problema es orgánico o psicológico.

 

  • Test de estimulación visual

 

Se trata de hacer que el paciente vea películas con contenido erótico que habitualmente logran la erección en otros hombres. Sirve para determinar si el origen de la disfunción es orgánico o psicológico.

 

  • La importancia del diagnóstico de la disfunción eréctil

 

Conseguir un diagnóstico adecuado del problema es clave, ya que de lo contrario será imposible encontrar la solución. Por lo tanto, es importante incidir en la idea de que a la mínima sospecha es necesario ponerse en manos de expertos en este tema. Solo ellos podrán determinar cuál es el mejor tratamiento posible para el paciente, con el fin de que este disfrute cuanto antes una vida sexual plena.

Mitos y realidades sobre la eyaculación precoz

Mitos y realidades sobre la eyaculación precoz

Las diferentes teorías sobre las causas y los remedios para la eyaculación precoz están muy extendidos por la red. La realidad es que hay dos causas que pueden generar este tipo de disfunción, las orgánicas y las psicológicas. A continuación comentaremos algunos mitos y realidades sobre la eyaculación precoz, para que aprendas a distinguir con claridad lo que es cierto y falso.

Los mitos sobre la eyaculación precoz

Es muy importante aprender a distinguir los mitos de las realidades en el problema de la eyaculación precoz. Es muy importante tenerlo claro, porque un error de criterio puede llevar a uno a cometer errores a la hora de buscar el mejor tratamiento.

Uno de los mitos que existió hasta hace relativamente poco es que cuanto más varonil es un hombre más rápido llega al orgasmo. Esto es totalmente falso. Un hombre puede controlar cuándo quiere llegar al clímax y manejar este tiempo de manera que se prolongue el placer y se satisfaga a la otra persona.

Otro de estos mitos es que tras una circuncisión hay más posibilidades de sufrir eyaculación precoz. El argumento es que se tiene mayor sensibilidad. También mencionan que la circuncisión puede ser la “cura quirúrgica” para la eyaculación precoz. Y el argumento es que se desensibiliza el glande al estar descubierto. Pero esto no es cierto. Si bien es cierto que la sensibilidad es mayor durante los primeros días, con el tiempo la situación se normaliza por completo. La circuncisión no afecta al tiempo que se tarda en eyacular.

En alguna ocasión se puede escuchar que los eyaculadores precoces son también impotentes. Esta teoría no tiene ninguna base científica. El semen es igual en el caso de los eyaculadores precoces que el caso de los que no lo son. Puede que, si el caso es grave, el semen se deposite demasiado pronto y no entre en la vagina, pero nada tiene que ver el problema con la calidad del semen.

Que el problema de la eyaculación precoz es totalmente psicológico también es falso, por lo menos en parte. En algunos casos sí es verdad y el tratamiento a seguir consta de sesiones con un psiquiatra. En otros, el problema es mixto o totalmente orgánico, como es el caso de los que sufren hipersensibilidad en el glande.

Muchos afirman que la eyaculación precoz es provocada por la masturbación. Esto tan solo tiene una parte de verdad. La autoestimulación en sí misma no cambia el momento en el que se eyacula. Es más, uno de los tratamiento para vencerla es la masturbación controlada. Lo que sí es cierto que si en la juventud se utiliza la masturbación para recibir satisfacción inmediata, buscando solo la descarga, el cerebro aprenderá a precipitar el orgasmo a la mínima estimulación, afectando el reflejo eyaculatorio por el acostumbramiento, pero no por ningún factor orgánico.

Las verdades sobre la eyaculación precoz

Lo que te hemos mostrado tampoco debe llevarte a pensar que todo lo que se oye sobre la eyaculación precoz es mentira. Es más, una de las grandes verdades que se suele escuchar es que tiene solución. Por medio de tratamientos, con o sin fármacos, la eyaculación precoz se puede superar. Por supuesto, en el caso de que sea necesario el uso de medicamentos, siempre han de ser prescritos por un doctor.

Si has escuchado que por medio de ejercicios se puede vencer la eyaculación, es cierto. Los músculos que controlan la micción son los mismos que controlan la eyaculación. Si te es posible detener la salida de la orina, también es posible que llegues a controlar la del semen por medio del autocontrol y fortalecimiento de estos músculos.

Los hábitos influyen en la eyaculación precoz. Si crees que la vida sedentaria, comer en exceso, fumar o consumir drogas afecta al control de la eyaculación, estás en lo cierto. Es totalmente cierto que los malos hábitos pueden generar dificultades para conseguir erecciones plenas y que la eyaculación llegue antes de que tengas tiempo de satisfacer a tu pareja. Así que si percibes que puedas tener un problema de eyaculación precoz y tienes malos hábitos, comienza por eliminar estos.

Que los problemas emocionales pueden agravar los problemas de eyaculación precoz son ciertos. Hay que recordar que la eyaculación se da gracias a una explosión emocional. Los complejos, los miedos o la timidez pueden afectar negativamente y hacer que se pierda el control sobre el momento en el que se tiene el orgasmo. También puede ocurrir el problema a la inversa, es decir, que un problema de eyaculación precoz genere sentimientos negativos que lleven a uno a sufrir una depresión.

Los problemas en la pareja por este asunto son una realidad. La relación sexual es comparable con la conversación, en la que cada uno se hace responsable de lo que dice, pero también de lo que el acompañante recibe. Si quieres mantener una buena relación de pareja, tienes que tomar medidas en el caso de sufrir eyaculación precoz . En ocasiones la otra parte opta por callar el problema para no avergonzar o herir. Sin embargo, es posible que no se sienta satisfecha y que esté sufriendo. A la larga esto puede traer problemas, de ahí lo importante de una comunicación abierta y franca.

Algunos consejos para luchar contra la eyaculación precoz

El primer consejo que te podemos dar es que, si crees o consideras  que sufres eyaculación precoz o conoces a alguien que la sufre, busca ayuda profesional. Tan solo un experto en sexualidad masculina puede determinar la causa exacta y la estrategia terapéutica más adecuada para cada caso.

Una de las cosas que puedes probar es a hacer ejercicios de Kegel. Estos ayudan a fortalecer los músculos pubocoxígeos, que son los encargados de retener la salida de la orina o del semen. Si eres constante seguro que notarás mejoras.

Habla con tu pareja y pídele su colaboración para solucionar el problema. Uno de los ejercicios es el de comenzar y parar antes de llegar a la eyaculación. Se pueden hacer solos o en pareja. Haz partícipe a tu pareja y realiza los ejercicios con su ayuda. Además, te ayudará a vencer los sentimientos negativos cuando se produzcan.

Practica deporte y lleva una vida sana. No abuses de la comida, especialmente de las ricas en grasas saturadas y químicos. Recuerda también que el tabaco y el abuso del alcohol tienen una relación directa con el control de la eyaculación.

No esperes cambios dramáticos en corto plazo. El tratamiento de eyaculación precoz requiere que permitas y aceptes que los cambios se darán poco a poco, la presión o autoexigencia elevada juega en contra del resultado, con posibilidad de atraparnos en frustración por no conseguir con rapidez lo esperado. La paciencia es el mejor aliado en este camino.

Y por supuesto, confía solo en los expertos de la salud. No recurras a Internet en busca de consejos o medicación. Los resultados de seguir estos consejos o consumir estos productos puede acarrear consecuencias devastadoras e incluso irreversibles.