Entradas

Eyaculación Precoz Primaria Genética

Un funcionamiento anómalo de la hormona de la serotonina es el culpable de cerca del 90% de los casos de eyaculación precoz primaria (eyaculación precoz desde la primera relación sexual), según Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas especializadas en el tratamiento de disfunciones sexuales masculinas.

Un estudio llevado a cabo en la universidad de Utrecht (Holanda) entre 200 hombres, detectó que los 89 que sufrían un trastorno de eyaculación precoz primario tenían una actividad menos intensa de la hormona de la serotonina entre las neurona del cerebro responsables de controlar la eyaculación precoz.

“El responsable de segregar la cantidad adecuada y controlar la actividad de la serotonina es el gen 5-HTTLPR, que puede tener 3 genotipos distintos (SS, SL y LL)” explica el doctor José Benítez, director médico de Boston Medical Group. “De este modo, se deduce que la eyaculación precoz primaria está ligada al polimorfismo que puede adoptar el gen 5-HTTLPR”.

Diversos estudios han concluido que estos polimorfismos que puede tener el gen influyen en neurotransmisión de la serotonina, y más concretamente en el gen de los receptores específicos 5-HTT. De este modo, los varones con genotipo LL serían los que tienen problemas de eyaculación precoz, mientras que los hombres con el polimorfismo SS podrían durar un 50% más hasta eyacular, y los SL hasta un 90% más.

La sociedad Internacional de Medicina Sexual afirma que el trastorno de la eyaculación precoz ocurre cuando el individuo llega al orgasmo y eyacula antes, durante o casi inmediatamente después de la penetración, sin control y antes de desearlo. Lo que imposibilita continuar con una experiencia sexual satisfactoria para la pareja y para él.

Existen dos tipos de eyaculación:

  • Eyaculación primaria: se da cuando la eyaculación precoz ha estado presente a lo largo de toda la vida sexual del hombre, por lo que éste nunca ha podido controlar su eyaculación en sus relaciones. La Eyaculación precoz primaria es muy común, siendo una patología médica bastante frecuente. Debe de tratarse para no convertirse en un problema crónico. Uno de cada tres hombres activos sexualmente sufre este problema.
  • Eyaculación secundaria: Es la que aparece en un momento posterior en la vida del hombre quien antes siempre había controlado su eyaculación. En la mayoría de casos, la Eyaculación Precoz suele estar relacionada con una disfunción eréctil.

 

Eficacia del Tratamiento para la Eyaculación Precoz

Uno de cada tres hombres padece algún grado de eyaculación precoz a lo largo de su vida y, sin embargo, sólo el 25% de los hombres que la padecen acude a un especialista, aun cuando esta es la única forma de tratar esta disfunción, según Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas dedicadas al tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas.

Según un estudio realizado por Boston Medical Group, sobre los pacientes que reciben tratamiento para superar sus problemas de eyaculación precoz, un 73% mejoró o se curó, y el 82% de los que completaron el tratamiento incrementaron su latencia eyaculatoria una media de 5 minutos o más.

Al contrario de la creencia habitual, la eyaculación tiene un origen físico en el 90% de los casos. Las inflamaciones o infecciones en la próstata o la uretra, niveles anormales de las sustancias químicas cerebrales conocidas como neurotransmisores o un funcionamiento anormal en la actividad refleja del sistema eyaculatorio, son algunas de las principales causas de la eyaculación precoz.

Una de las principales causas en el desarrollo de la eyaculación precoz está vinculada a la existencia de los neurotransmisores, especialmente la serotonina, encargados de regular la función corporal relativa a la eyaculación, a la estimulación y al sexo. Para José Benitez, director médico de Boston Medical Group “El fenómeno neurobiológico, relacionado con la neurotrasmisión está relacionado directamente con la eyaculación precoz porque que en este conjunto se ven involucrados fundamentalmente la serotonina y en menor medida la oxitocina, hormonas relacionadas con los patrones sexuales.

La reacción más habitual de los hombres que sufren eyaculación precoz es negarlo, y confiar en que se resolverá por si solo con el tiempo, ignorando que este tipo de trastornos pueden ser la punta del iceberg de otras dolencias. La EP es una frecuente queja sexual masculina por la insatisfacción que causa en ambos miembros de la pareja, por eso tenemos que prestarle especial atención a sus causas y empeñarnos en que se logre el control.

Hoy en día, a los hombres todavía les cuesta reconocer el alcance de su problema y esperan a acudir al especialista una media de 3 a 4 años. Es importante pedir consejo ya que, cuanto antes se trate el problema, más rápida y con mejores resultados será la recuperación.” explica José Benítez. “Además, la colaboración y comprensión de sus parejas siempre juega un papel importante tanto para el diagnóstico como para seguir el tratamiento”.

Los últimos estudios relacionados con los tratamientos de eyaculación precoz nos llevan a la conclusión de que la eficiencia de los antidepresivos serotoninérgicos (paroxetina, clomipramina, sertralina…etc) junto con el apoyo de la pareja y un seguimiento médico especializado mejora el control de la eyaculación precoz, la satisfacción sexual y una latencia eyaculatoria óptima.

Como muestra de la importancia de tratar estos problemas lo antes posible, según el estudio de Boston Medical Group existe una relación causa-efecto entre la edad y el número de minutos que se retarda la eyaculación tras el tratamiento. En este sentido, el 48% de los varones de más de 30 años incrementaron el tiempo de eyaculación en diez minutos, mientras que la cifra asciende al 64% en los de menores de 30 años.

Pareja con Disfunción Eréctil

1 de cada 3 hombres padece algún grado de eyaculación precoz a lo largo de su vida, y 1 de cada 5 disfunciones eréctiles. Según un estudio realizado por Boston Medical Group España, alianza mundial de clínicas médicas dedicadas al tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas, entre 200 mujeres españolas mayores de 18 años, el 38 por ciento ha tenido una pareja con disfunciones sexuales.

El 83 por ciento de las mujeres encuestadas afirman que si su pareja padeciera un problema de disfunción sexual le darían todo su apoyo, y el 91 por ciento que le recomendaría que fuese al médico o a un especialista para solucionar el problema. Pero además del apoyo y la comprensión, un 25% destaca que lo más importante es que tu pareja acepte que tiene un problema.

La reacción más habitual entre los hombres que sufren estos trastornos es negarlo: en el caso de la disfunción eréctil, dos de cada tres varones la oculta o la atribuye a causas puntuales como el cansancio, el estrés o la rutina de la vida en pareja.

Para el 25% de las mujeres encuestadas, este tipo de problemas hace más frágil y complicada la relación de pareja, mientras un 20% considera que puede llegar a estrechas los lazos de la pareja y un 55% no están seguras de las consecuencias. Pero si hay algo en lo que coinciden la mayoría, con un 92%, es en la importancia de acudir al especialista y convencerlo de que tiene un problema.

Para millones de hombres, mantener relaciones sexuales se ha convertido en un trauma que afecta a la autoestima y el estado de ánimo de los que las padecen. Sin embargo, y a pesar del apoyo y la comprensión de sus parejas, los españoles son reacios a consultar a un especialista. En el caso de la disfunción eréctil, 1 de cada 3 hombres la padece, y sólo un 20% recibe tratamiento y llegan a esperar hasta cuatro años.

Existe vergüenza a hablar sobre los problemas sexuales, que muchos varones sienten como una pérdida de masculinidad. “Es un problema cultural”, explica director médico de Boston Medical Group España: “Las mujeres no se avergüenzan de decir que van al ginecólogo. En cambio, los hombres tenemos más prejuicios, nos cuesta hablar de estas cosas incluso con un médico”.

Una solución en pareja
Cada vez más hombres acuden al especialista acompañados de su pareja. En las seis clínicas de Boston Medical Group en España, la proporción llega al 30%. Esta complicidad es vital para la curación, según destaca el director médico: “Hablar del problema y buscar una solución juntos reduce la angustia y mejora la confianza, lo que aumenta el éxito del tratamiento. Incluso hay mujeres que llaman para informarse, porque han detectado el problema y no saben cómo comentarlo con su pareja”.

Consejos

  • Si él no saca el tema, inicia tú la conversación. La comunicación es una buena oportunidad para compartir sus sentimientos y aclarar malentendidos. Todo lo que ayude a prevenir los malentendidos está destinado a tener efectos positivos.
  • Sobre todo, no te resignes, no asumas que el problema es una parte normal de la relación. 
  • Si tu pareja no quiere asumirlo, acércale toda la información que puedas para ayudarle a entenderlo con mucho tacto.
  • Réstale importancia, que tu pareja no se preocupe más de lo que debe. La capacidad para compartir sentimientos y pensamientos acerca del sexo es un factor altamente relacionado con una plena vida sexual.
  • Bajo ningún concepto hay que caer en reproches, ya que puede terminar destruyendo la relación.
  • Lo más importante es sugerir a la otra persona que acuda a un especialista y ofrécete a acompañarlo. Concertar una cita y visitar juntos al médico puede ayudar a superar el estado de ansiedad o vergüenza que sienten muchos hombres.
  • Intenta ayudarle en todo momento. Muchos tratamientos constan de ejercicios, en los cuales la pareja debe tomar un papel activo. Hazle saber los dos estáis implicados y que lo vais a resolver juntos.

Irritabilidad, inseguridad, estrés, ansiedad, rechazo al sexo, mal humor y depresión son algunas de las consecuencias de estas patologías, que inciden directamente en las relaciones sociales de los que las padecen. Por este motivo, Boston Medical Group, ayuda también a las mujeres a afrontar estas situaciones con sus parejas para saber cómo plantear el problema cuando la otra parte se niega a resolverlo.

Solucionar la Eyaculación Precoz

Y en la mayoría de los casos, originado por problemas orgánicos.

Una inflamación o infección en la próstata o la uretra o un funcionamiento anómalo de la secreción de serotonina son algunas de las causas de la eyaculación precoz.

Considerar que la eyaculación precoz es siempre un problema psicológico es uno de los grandes mitos de una afección que sufren uno de cada tres hombres a lo largo de su vida. Solo un 25% de ellos acuden al especialista en busca de ayuda para resolverlo.

Al contrario de la creencia habitual, la eyaculación puede estar causada por diferentes afecciones físicas, que pueden tratarse y solventar este problema. Las inflamaciones o infecciones en la próstata o la uretra, niveles anormales de las sustancias químicas cerebrales conocidas como neurotransmisores o un funcionamiento anormal en la actividad refleja del sistema eyaculatorio.

La reacción más habitual de los hombres que sufren eyaculación precoz es negarlo, y confiar en que se resolverá por si solo con el tiempo, ignorando que este tipo de trastornos pueden ser la punta del iceberg de otras dolencias. Para el urólogo Jorge Barba, director médico de Boston Medical Group, “la eyaculación precoz no se cura sola ni con productos milagro, al contrario, si no se trata correctamente, además de los problemas físicos que la causan, las consecuencias a nivel psicológico se agravan con el tiempo, y generan, frustración, ansiedad, rechazo sexual, depresión y problemas con la pareja”.

Los hombres en general no acuden al médico cuando se trata de problemas sexuales ya sea por pudor o por no saber que este tipo de padecimientos se pueden solucionar. Contrariamente a lo que se cree, el 90% de las disfunciones sexuales tiene un origen biológico, y no psicológico, aunque normalmente como consecuencia pueden aparecer depresiones. Pero las disfunciones sexuales se pueden solucionar con el tratamiento apropiado, prescrito por médicos especializados en el tema. Existen tratamientos simples, asequibles e indoloros, que son muy eficaces para aprender a controlar la eyaculación y mejorar así las relaciones sexuales.

Hoy en día, a los hombres todavía les cuesta reconocer el alcance de su problema y no acuden al especialista hasta que pasa bastante tiempo. Es importante pedir consejo ya que, cuanto antes se trate el problema, más rápida y con mejores resultados será la recuperación.” explica el Dr. Barba. “Además, la colaboración y comprensión de sus parejas siempre juega un papel importante tanto para el diagnóstico como para seguir el tratamiento”.

Mal Humor, Inseguridad y Baja Autoestima

Así afectan las disfunciones sexuales masculinas a la pareja, un problema difícil de abordar, pero con solución.

Las mujeres también se ven afectadas por las disfunciones sexuales de sus parejas en silencio. La buena comunicación es clave para obtener resultados positivos y mejoras con los tratamientos

Para millones de hombres, mantener relaciones sexuales se ha convertido en un trauma que afecta a la autoestima y el estado de ánimo de los que las padecen. Los hombres son reacios a consultar a un especialista. En el caso de la disfunción eréctil, llegan a esperar hasta cuatro años, y sólo un 20% de los hombres recibe tratamiento según Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas dedicadas al tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas.

Irritabilidad, inseguridad, estrés, ansiedad, rechazo al sexo, mal humor y depresión son algunas de las consecuencias de estas patologías que inciden directamente en las relaciones sociales de los que las padecen. Por este motivo, Boston Medical Group, gracias a su experiencia, ayuda también a las mujeres a afrontar estas situaciones con sus parejas a través de diferentes consejos para saber cómo plantear el problema cuando la otra parte se niega a resolverlo.

La reacción más habitual entre los hombres que sufren estos trastornos es negarlo: en el caso de la disfunción eréctil, dos de cada tres varones la oculta o la atribuye a causas puntuales como el cansancio, el estrés o la rutina de la vida en pareja. Principalmente, los hombres no acuden al médico por ignorancia y por miedo al dolor. También existe vergüenza a hablar sobre los problemas sexuales, que muchos varones sienten como una pérdida de hombría. “Es un problema cultural”, explica el director médico de Boston Medical Group España: “Las mujeres no se avergüenzan por decir que van al ginecólogo. En cambio, los hombres tenemos más prejuicios, nos cuesta hablar de estas cosas incluso con un médico”.

Una solución en pareja

Cada vez más hombres acuden al especialista acompañados de su pareja. En las seis clínicas de Boston Medical Group en España, la proporción llega al 30%. Esta complicidad es vital para la curación, según el director médico: “Hablar del problema y buscar una solución juntos reduce la angustia y mejora la confianza lo que aumenta el éxito del tratamiento”. Incluso hay mujeres que llaman para informarse, porque han detectado el problema y no saben cómo comentarlo con su pareja.

Consejos

  • Si él no saca el tema, inicia tú la conversación. La comunicación es una buena oportunidad para compartir sus sentimientos y aclarar malentendidos. Todo lo que ayude a prevenir los malentendidos está destinado a tener efectos positivos.
  • Sobre todo, no te resignes, no asumas que el problema es una parte normal de la relación.
  • Si tu pareja no quiere asumirlo, acércale toda la información que puedas para ayudarle a entenderlo con mucho tacto.
  • Réstale importancia, que tu pareja no se preocupe más de lo que debe. La capacidad para compartir sentimientos y pensamientos acerca del sexo es un factor altamente relacionado con una plena vida sexual.
  • Bajo ningún concepto hay que caer en reproches, ya que puede terminar destruyendo la relación. Es importante asimilar que tu pareja es tan singular como tú, y lo que para ti puede ser una comunicación adecuada, puede no ser bien recibida por el otro.
  • Lo más importante es sugerir a la otra persona que acuda a un especialista y ofrécete a acompañarlo. Concertar una cita y visitar juntos al médico puede ayudar a superar el estado de ansiedad o vergüenza que sienten muchos hombres.
  • Intenta ayudarle en todo momento. Muchos tratamientos constan de ejercicios, en los cuales la pareja debe tomar un papel activo. Hazle saber los dos estáis implicados y que lo vais a resolver juntos.

Una de las principales trabas es que a los hombres les cuesta acudir al médico casi en cualquier situación. Según datos de la Encuesta Nacional de Salud encargada por el Ministerio de Sanidad, los hombres de entre 35 y 44 años acuden un 17% menos al médico que las mujeres de la misma edad. Aún así, para muchos hombres descubrir que sus parejas realmente les apoyan y desean recuperar su  vida sexual es un punto de partida muy importante y motivador. Mantener abiertas las líneas de comunicación con la pareja es clave.

Segunda Disfunción Sexual en España

Un estudio de Boston Medical Group revela que los hombres sin pareja consiguen mejores resultados en su desempeño, que los hombres con pareja.

Existen tratamientos para lograr unas relaciones sexuales plenas y satisfactorias que combinan fármacos y ejercicios.

La eyaculación precoz es la segunda disfunción sexual masculina más habitual, después de los problemas de erección. Uno de cada tres hombres padece algún grado de eyaculación precoz a lo largo de su vida y, sin embargo, sólo el 25% de los hombres que la padecen acude a un especialista, aun cuando esta es la única forma de tratar este problema.
Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas dedicadas al tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas, ha realizado un estudio acerca de los pacientes que padecen eyaculación precoz y su tratamiento con Clomipramina. En el estudio participaron pacientes de la clínica de Boston Medical Group de Madrid que padecían eyaculación prematura; el 60% contaba con pareja estable y el 77% era mayor de 30 años.
Los resultados del tratamiento con Clomipramina han resultado ser altamente efectivos. Según conclusiones del estudio, un 73% de los pacientes notaron mejoría o se curaron, y el 82% de los que completaron el tratamiento mejoraron su latencia eyaculatoria en 5 minutos o más.

Los hombres sin pareja consiguen mejores resultados
Del estudio de Boston Medical Group también se desprenden otros datos, como que los pacientes sin pareja son más propensos a mejorar y que existe una relación causa-efecto entre la edad y el número de minutos que se retarda la eyaculación; siendo de diez minutos en el 48% de los varones de más de 30 años y el 64% en los de menos de 30 años.

Una de las conclusiones más importantes incide en que cuanto antes se inicie el tratamiento de estos problemas, los índices de recuperación son mucho más altos. Destaca que el 29% de los pacientes son menores de 30 años, de los cuales el 91% no tenía pareja. De estos pacientes, el 64% mejoró su desempeño en 10 minutos o más.

“Hoy en día, a los hombres todavía les cuesta reconocer el alcance de su problema y no acuden al especialista hasta que pasa bastante tiempo. Es importante pedir consejo ya que, cuanto antes se trate el problema, más rápida y con mejores resultados será la recuperación.” explica José Benítez, el director médico de Boston Medical Group.

Del 73% de pacientes que tuvieron mejoría o se curaron, el 18% tenía pareja, mientras un 82%, no tenía pareja. Del 71% los mayores de 30 años que tuvieron mejoría, el 48% incrementó su desempeño en 10 minutos, y de ellos, el 77% no tenía pareja. Estos datos revelan que los hombres con pareja suelen preocuparse menos que los hombres sin pareja por mejorar su desempeño. La tranquilidad de tener una pareja, hace que mejorar su desempeño, aunque importante para ellos, no lo es tanto como para aquellos hombres que no tienen pareja.

Junto con el tratamiento de Boston Medical Group con Cloripramina se combinan unos ejercicios en solitario y en pareja que ayudan a corregir esta disfunción. Los ejercicios son técnicas muy sencillas que sirven para que aprendas a conocer mejor el propio cuerpo. Los medicamentos son fármacos prescritos por el médico, que ayudan a controlar los niveles de excitación y a prevenir la eyaculación descontrolada.

Contrariamente a lo que se piensa, el 90% de las disfunciones sexuales tiene un origen biológico, y no psicológico. Pero las disfunciones sexuales se pueden solucionar con el tratamiento apropiado, prescrito por médicos especializados. Existen tratamientos simples, asequibles e indoloros, que son muy eficaces para aprender a controlar la eyaculación.