Entradas

Alcohol y Disfunción Eréctil en Verano

Con la llegada del periodo  vacacional los jóvenes disponen de más tiempo libre y se dispara el consumo de alcohol . Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas especializadas en el tratamiento de disfunciones sexuales masculinas, advierte que el consumo de alcohol produce en los varones una interrupción de la erección, independientemente de la dosis tomada, ya que inhibe el buen funcionamiento del sistema nervioso central (implicado directamente en la respuesta del estimulo sexual).

Diversas organizaciones advierten que con la llegada de vacaciones se incrementa del consumo de alcohol y de cannabis entre los jóvenes de entre 15 y 29 años. “El alcohol retarda, distorsiona y enlentece la percepción y respuesta de nuestros sentidos como reflejos, visión, audición, etc.”  afirma el director médico de Boston Medical Group España, a lo que añade “dentro de estas respuestas, también se encuentra la sexual. Esto sucede tanto con el bebedor ocasional, como en el habitual, con la diferencia que en los pacientes alcohólicos estos trastornos se van convirtiendo en crónicos y en ocasiones de carácter irreversible”.

Más del 50% de los hombres menores de 50 años tienen problemas de erección es estado de embriaguez. “El alcohol inhibe el buen funcionamiento del sistema nervioso central, por lo que si no se produce una correcta comunicación entre el estímulos, el cerebro y el sistema circulatorio se entorpece la llegada de la sangre al pene, dificultando la penetración y el coito”.

En torno al alcohol se han creado una serie de mitos, como creer que las sustancias etílicas mejoran el funcionamiento sexual. Pero la realidad es que el consumo de alcohol provoca trastornos en los mecanismos de la erección, produciendo Disfunción eréctil transitoria en muchos casos, ya que esta sustancia afecta al sistema vascular implicado en la erección.

Los efectos que el alcohol produce en el cuerpo son innegables, es un estimulante del apetito, tranquilizante, sedativo y produce sensaciones positivas como la desinhibición. Estas sensaciones se producen por un consumo moderado, comprendido entre 30 y 60 cm3, lo que equivale a dos copas. Pero por el contrario, si estos límites se traspasan puede dificultar las relaciones interpersonales, y a pesar de que pueda despertar un estimulo erótico alto, interfiere en la capacidad de mantener una erección adecuada.

En muchos casos esta situación representa un fracaso para el hombre y a partir de ahí comienza a desarrollar sentimientos de ansiedad que dificultarán la respuesta de excitación sexual en el siguiente encuentro. De esta forma se puede establecer un círculo vicioso que lleve al desarrollo permanente de una disfunción eréctil en el hombre, porque incrementa su preocupación por saber si tendrá o no una erección adecuada que finalmente tenga que ser tratada por un especialista.

 

Acudir al Médico de Disfunción Sexual

Más del 30% de las mujeres ha tenido una pareja con problemas de disfunción sexual y el 25% considera que lo más importante es que la pareja acepte que tiene un problema.

Un estudio realizado por Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas especializadas en el tratamiento de disfunciones sexuales masculinas, revela que el 91% de las mujeres aconsejaría a su pareja acudir al médico si padeciese problemas de disfunción eréctil. En contraste con este dato, hay que destacar que en España existen más de 2 millones de hombres con problemas de disfunción eréctil y solo el 20% de ellos acude al especialista después de esperar una media de 4 años. La investigación se ha realizado a más de 200 mujeres con edades comprendidas entre los 20 y los 60 años.

El análisis revela que el 25% de las mujeres encuestadas considera que este problema puede empeorar la relación, aunque un 20% considera que puede llegar a hacer la relación más fuerte si se enfrentan al problema. Sin embargo, el 55% tiene dudas acerca de las consecuencias que esto puede traer. En lo que sí coinciden la mayoría es en la importancia de acudir a un especialista y convencer a su pareja de que realmente tiene un problema.

El 90% de los hombres que padece disfunción sexual tienen su origen en problemas físicos como la próstata, diabetes, enfermedades vasculares o enfermedades neurogénica, por lo que acudir a un especialista resulta imprescindible para evitar enfermedades graves, como un infarto o una angina de pecho.

El 38% de las mujeres que participaron en la investigación aseguran que alguna vez tuvieron una pareja con problemas de disfunción sexual, y de estas, el 83% asegura que le daría todo su apoyo a su pareja para solucionar el problema.

La reacción más habitual entre los hombres es negarlo de hecho, “Hoy en día a los hombres todavía les cuesta reconocer el alcance de su problema y tardan en acudir a un especialista entre 3 y 4 años. Es importante pedir ayuda, cuanto antes se trate el problema, más rápida será la recuperación” explica el director médico de Boston Medical Group España “La comprensión y el apoyo de la pareja es muy importante para seguir el tratamiento”.

Según Boston Medical Group, un 30% de los hombres que acuden a las clínicas vienen acompañados de sus parejas. Este apoyo es esencial para la curación, para el tratamiento del problema y para buscar una solución en pareja que también mejora la relación y aumenta la confianza de los pacientes.

Papel de la mujer: 

  • Involucrarse: los problemas de erección en el hombre son considerados como un tema exclusivo masculino. Pero la realidad es que este problema afecta a la sexualidad y a las relaciones de pareja.
  • Apoyo: El papel de la mujer es muy importante para la solución del problema.
  • Comprensión: El problema de la disfunción eréctil también afecta a la mujer, es importante mostrar un entendimiento ante el problema.
  • Comunicación: La disfunción puede afectar a la relación de pareja, crear un clima de violencia y puede provocar depresión y ser causa de divorcio. Hablar del tema le ayudará a conseguir mejores resultados.

Aunque para solucionar el problema se debe acudir a un especialista y no se deben consumir medicamentos sin previo consejo médico, los tratamientos médicos solucionan el problema de erección, pero no resuelve los problemas de pareja; la comunicación entre ambos sigue siendo importante.

Eficacia del Tratamiento para la Eyaculación Precoz

Uno de cada tres hombres padece algún grado de eyaculación precoz a lo largo de su vida y, sin embargo, sólo el 25% de los hombres que la padecen acude a un especialista, aun cuando esta es la única forma de tratar esta disfunción, según Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas dedicadas al tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas.

Según un estudio realizado por Boston Medical Group, sobre los pacientes que reciben tratamiento para superar sus problemas de eyaculación precoz, un 73% mejoró o se curó, y el 82% de los que completaron el tratamiento incrementaron su latencia eyaculatoria una media de 5 minutos o más.

Al contrario de la creencia habitual, la eyaculación tiene un origen físico en el 90% de los casos. Las inflamaciones o infecciones en la próstata o la uretra, niveles anormales de las sustancias químicas cerebrales conocidas como neurotransmisores o un funcionamiento anormal en la actividad refleja del sistema eyaculatorio, son algunas de las principales causas de la eyaculación precoz.

Una de las principales causas en el desarrollo de la eyaculación precoz está vinculada a la existencia de los neurotransmisores, especialmente la serotonina, encargados de regular la función corporal relativa a la eyaculación, a la estimulación y al sexo. Para José Benitez, director médico de Boston Medical Group “El fenómeno neurobiológico, relacionado con la neurotrasmisión está relacionado directamente con la eyaculación precoz porque que en este conjunto se ven involucrados fundamentalmente la serotonina y en menor medida la oxitocina, hormonas relacionadas con los patrones sexuales.

La reacción más habitual de los hombres que sufren eyaculación precoz es negarlo, y confiar en que se resolverá por si solo con el tiempo, ignorando que este tipo de trastornos pueden ser la punta del iceberg de otras dolencias. La EP es una frecuente queja sexual masculina por la insatisfacción que causa en ambos miembros de la pareja, por eso tenemos que prestarle especial atención a sus causas y empeñarnos en que se logre el control.

Hoy en día, a los hombres todavía les cuesta reconocer el alcance de su problema y esperan a acudir al especialista una media de 3 a 4 años. Es importante pedir consejo ya que, cuanto antes se trate el problema, más rápida y con mejores resultados será la recuperación.” explica José Benítez. “Además, la colaboración y comprensión de sus parejas siempre juega un papel importante tanto para el diagnóstico como para seguir el tratamiento”.

Los últimos estudios relacionados con los tratamientos de eyaculación precoz nos llevan a la conclusión de que la eficiencia de los antidepresivos serotoninérgicos (paroxetina, clomipramina, sertralina…etc) junto con el apoyo de la pareja y un seguimiento médico especializado mejora el control de la eyaculación precoz, la satisfacción sexual y una latencia eyaculatoria óptima.

Como muestra de la importancia de tratar estos problemas lo antes posible, según el estudio de Boston Medical Group existe una relación causa-efecto entre la edad y el número de minutos que se retarda la eyaculación tras el tratamiento. En este sentido, el 48% de los varones de más de 30 años incrementaron el tiempo de eyaculación en diez minutos, mientras que la cifra asciende al 64% en los de menores de 30 años.

Obesidad, Alimentación y Disfunción Eréctil

Un 18,6 por ciento de la población masculina adulta de nuestro país padece obesidad, y un 44,2% sufre de sobrepeso. Para Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas dedicadas al tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas, estas patologías están directamente relacionadas con los trastornos cardiovasculares, la hipertensión o la diabetes, y aumenta el riesgo de padecer disfunción eréctil.

Este trastorno alimenticio incide de forma muy negativa en la calidad de vida de los pacientes y en su capacidad para mantener una actividad sexual saludable, tanto desde el punto de vista psíquico como desde el punto de vista orgánico. De hecho, según un estudio realizado por Boston Medical Group, el 67,4% de sus pacientes con disfunción eréctil sufre obesidad o trastornos alimenticios y esta suele ser la causa de su patología.

La obesidad contribuye a padecer enfermedades coronarias, diabetes o hipertensión, o incluso a la oclusión del vaso sanguíneo, impidiendo el correcto flujo de la sangre por estas. La erección del hombre es un fenómeno de flujos sanguíneos, y por tanto la aparición de estas patologías afecta a la respuesta de erección en los varones. “La disfunción eréctil suele estar ligada a diferentes patologías físicas, y mostrarse como un indicio de que algo en nuestro organismo no funciona correctamente” explica el director médico de Boston Medical Group España. “Por este motivo, es imprescindible acudir al especialista para consultárselo e iniciar el tratamiento más apropiado”.

Así mismo, una mala alimentación, unos hábitos de vida poco saludables y el sedentarismo provocan el incremento de los tejidos grasos que dan lugar a la transformación de la testosterona periférica en estrógenos (hormonas femeninas). Todo ello genera cambios en el carácter sexual del hombre que reduce la capacidad de mantener relaciones sexuales.

Ansiedad y depresión

La obesidad está muy presente en la vida personal, no sólo relacionado con problemas de salud físicos, sino también con la imagen que el paciente tiene de su cuerpo, y la forma en que esta idea influye en sus relaciones y emociones”, afirma el director médico. “La baja autoestima produce un rechazo físico, eliminando las relaciones sexuales, y causando depresiones, ansiedad y alteración del orden psíquico”. La falta de ejercicio y una vida sedentaria reducen la producción de endorfinas, y el bajo estado de ánimo se convierte prácticamente en un círculo vicioso.

Los trastornos alimenticios ligados a la obesidad son consecuencia del uso de los alimentos como sustitutos ante determinadas carencias y bajos estados de ánimo. Por este motivo, para el director médico de Boston Medical Group España, es importante destacar que “la liberación de super óxido de dismutasa que se produce al mantener relaciones sexuales ayuda a eliminar las encimas tóxicas que produce nuestro organismo con el estrés, de manera que ayuda a las personas a reducir sus niveles de ansiedad, mejorando su estado de ánimo general”.

Un estilo de vida saludable, una dieta equilibrada y seguir el tratamiento adecuado son los principales pasos para superar este tipo de trastornos, contando siempre con los especialistas apropiados para ayudar a los pacientes a recuperar el equilibrio.