Disfunción Eréctil y Estrés

La sexualidad es el resultado de la interrelación de factores orgánicos, circunstancias ambientales y fenómenos sociales. Según Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas especializadas en el tratamiento de disfunciones sexuales masculinas, el estrés provoca un incremento de la tensión, estado nervioso y preocupación, que deriva en un aumento de segregación de adrenalina en el organismo. La adrenalina actúa como un potente vaso constructor, que reduce la capacidad circulatoria y puede provocar un problema de disfunción eréctil.

El estrés y la ansiedad nos afectan a todos de vez en cuando. La tensión, en pequeñas cantidades, puede ser positiva en ocasiones, ayudando a motivar al individuo en el incremento de su actividad. Pero mantener un estado de estrés constante es perjudicial para el organismo y puede desembocar en problemas de erección. Según el  director médico de Boston Medical Group Españalos hombres que tienen profesiones de mucha responsabilidad, y tendencia a sufrir ansiedad y estrés constante, tienen más riesgo de padecer una disfunción eréctil. Además, normalmente estos profesionales llevan una vida sedentaria y hacen poco ejercicio físico, suelen tener malos hábitos alimenticios y en el caso de los fumadores abusan más de la nicotina”.

Una vida sexual sana y plena conlleva muchos beneficios para el organismo, ya que mantener relaciones sexuales acelera el ritmo cardiaco de una forma sana y mejora el estado general de las arterias. Además, es importante destacar que, “la liberación de la encima superóxido dismutasa que se produce al mantener relaciones sexuales ayuda a eliminar las encimas tóxicas que produce nuestro organismo con el estrés, de manera que ayuda a las personas a reducir sus niveles de ansiedad, y previene un envejecimiento prematuro de nuestro organismo”.

El estrés puede deberse a varios factores desde problemas económicos, presión en el trabajo o problemas en las relaciones. “Tener problemas de disfunción sexual, a menudo, puede incrementarlos niveles de estrés en muchos hombres. No conseguir una erección satisfactoria provoca ansiedad y hace que el problema se agrave”.

Los principales síntomas que provocan el estrés y la ansiedad son problemas de sueño, tensión muscular, ritmo cardíaco irregular, fatiga, mareos y respiración rápida o superficial. Ante estos síntomas, entre otros, los hombres suelen rechazar el acto sexual sin tener en cuenta que mantener relaciones sexuales relaja y ayuda a conciliar el sueño.

Mantener relaciones sexuales frecuentemente supone un buen ejercicio para conservar en buen estado la circulación de la sangre y la elasticidad de las arterias de los cuerpos cavernosos” el  director médico, “lo que facilita un correcto funcionamiento del sistema cardiovascular y disminuye la probabilidad de desarrollar un problema de disfunción eréctil”.

Contrariamente a lo que se piensa, el 90% de las disfunciones sexuales tiene un origen orgánico, y suelen estar provocadas por problemas de salud, como la hipertensión o problemas cardiovasculares. “A menudo, las disfunciones sexuales son el primer aviso de que algo anda mal en nuestro cuerpo: detrás del 70% de los problemas de erección hay un problema vascular. Por eso se debe acudir al médico en seguida, y en ningún caso adquirir o consumir medicamentos sin prescripción médica.