Alcohol y Disfunción Eréctil en Jóvenes

El alcohol es la principal causa de los problemas de disfunción eréctil de los hombres entre 18 y 35 años, según un estudio de Boston Medical Group, alianza mundial de clínicas médicas especializadas en el tratamiento de disfunciones sexuales masculinas. La investigación se ha llevado a cabo en nuestro país entre 447 hombres con problemas de disfunción eréctil, con edades comprendidas entre los 18 y los 35 años.
El informe, realizado por los especialistas en disfunciones sexuales masculinas de Boston Medical Group, ha detectado que en el 62,5% de los casos la principal causa de los problemas de erección era el excesivo consumo de alcohol, aún cuando no se tratase de pacientes alcohólicos, tras analizar el historial médico y los hábitos de vida de 447 pacientes.

El alcohol retarda, distorsiona y enlentece la percepción y respuesta de nuestros sentidos como reflejos, visión, audición o respuesta sexual, ya que deprime el funcionamiento del sistema nervioso central.” explica el director médico de Boston Medical Group España. “Esto sucede tanto en el bebedor ocasional, como en el habitual, ya que es consecuencia directa de una ingesta excesiva de Alcohol, con la diferencia de que en los pacientes alcohólicos estos trastornos se van convirtiendo en crónicos y en ocasiones de carácter irreversible”.

Así mismo, el estudio revela también como el tabaco (con un 16,5%) y el consumo de drogas (con un 15,6%) se presentan como la segunda y tercera causa implicados en los trastornos de disfunción eréctil de los varones menores de 35 años. En el caso del tabaco debido a la progresiva obstrucción que provoca en las venas y las arterias; mientras algunas drogas como la cocaína, un estimulante del sistema nervioso central, actúan como vasoconstrictor, reduciendo el flujo de riego sanguíneo en venas y arterias.

En general, nuestra percepción es que unos hábitos de vida poco saludables como el abuso del alcohol, el consumo de drogas o el tabaco, tienen un impacto muy negativo en la salud sexual de los hombres menores de 35 años. Además, hay que tener en cuenta que, estos malos hábitos, a la larga tendrá consecuencias negativas en el correcto funcionamiento de otros órganos, ya que en ocasiones la disfunción eréctil es el primer síntoma de otras enfermedades como la hipertensión, o problemas cardiovasculares”.

Además, desde la entidad advierten que estos problemas pueden aumentar con la llegada de las vacaciones, ya que diversas organizaciones han alertado que con la llegada del verano se incrementa el consumo de alcohol entre los jóvenes, que tienen más tiempo libre.

Más del 50% de los hombres menores de 50 años tienen problemas de erección en estado de embriaguez. El alcohol inhibe el buen funcionamiento del sistema nervioso central, por lo que no se produce una correcta comunicación entre el estímulo y el cerebro, dando lugar a que el sistema circulatorio entorpezca la llegada de la sangre al pene, dificultando la penetración y el coito.
En torno al alcohol se han creado una serie de mitos, como creer que las sustancias etílicas mejoran el funcionamiento sexual, ya que favorece la desinhibición del individuo en muchos casos. Pero la realidad es que el consumo de alcohol provoca trastornos en los mecanismos de la erección, produciendo Disfunción eréctil transitoria, o crónica en el caso de los alcohólicos.
Los efectos que el alcohol produce en el cuerpo son innegables, es un estimulante del apetito, tranquilizante, sedativo y produce sensaciones positivas como la desinhibición. Estas sensaciones se producen con un consumo moderado, comprendido entre 30 y 60 cm3, lo que equivale a dos copas. Pero por el contrario, si estos límites se traspasan puede dificultar las relaciones interpersonales, y a pesar de que pueda despertar un estimulo erótico alto, interfiere en la capacidad de mantener una erección adecuada.