La Diabetes y la Salud Sexual Masculina

Carlos O. MendFolleto pacientesivil Médico Diabetólogo, PhD en Bioquímica Nutricional y Metabolismo, U. de Harvard Profesor de la Universidad de los Andes Médico Adscrito de la Fundación Santa Fe de Bogotá

Una vida sexual plena y satisfactoria es un componente esencial, en muchos casos el componente central de la felicidad y la realización del ser humano. En nuestra cultura latinoamericana, todavía permeada por vestigios del machismo de antaño, se suele asociar el desempeño sexual masculino con el grado de hombría o virilidad de una persona, pero lo que no todos sabemos es que en la inmensa mayoría de los casos la disfunción sexual masculina tiene su origen en problemas orgánicos de salud.
Dentro del extenso listado de las potenciales causas de problemas sexuales en el hombre, en particular problemas con la erección, ocupan un lugar sobresaliente la diabetes y las alteraciones metabólicas u hormonales.

Cómo podría la diabetes afectar la función sexual de los hombres?
Para tener una buena erección se requieren varios factores, en primer lugar un buen sistema nervioso que sea capaz de transmitir la estimulación y traducirla en una erección, pero también un buen sistema circulatorio, dado que se requiere de un gran aumento en el flujo de sangre para producir una buena erección, todo esto en el contexto de un medio rico en hormonas masculinas, llamadas andrógenos. Pues bien, la diabetes, una enfermedad que se caracteriza por altos niveles de azúcar (glucosa) en la sangre, afecta todos estos procesos. Primero que todo, las personas con diabetes mal controlada van desarrollando progresivamente daño en los nervios de todo el cuerpo (la llamada neuropatía diabética), que afecta no sólo a los pies, como es bien sabido; sino también a todo el organismo.
A eso hay que sumarle que la diabetes afecta la circulación, pues facilita la obstrucción de las arterias, reduciendo el flujo sanguíneo. Como si eso fuera poco, los bajos niveles de andrógenos son más frecuentes en personas con diabetes que en el resto de la población, lo cual altera no sólo la erección sino también el deseo sexual o en ocasiones el momento de la eyaculación. La clave: Consultar a tiempo ! Sin embargo la buena noticia es que todas estas alteraciones se pueden evitar. Si la diabetes se controla a tiempo, junto con otros factores de riesgo importantes como los niveles de colesterol malo en la sangre, la tensión arterial y por supuesto, no fumar; es mucho menos probable que aparezcan los problemas neurológicos y circulatorios que afectan la erección. Pero también es esencial chequear los niveles de hormonas masculinas, pues cuando están bajos hay alternativas para elevarlos y solucionar el problema. Para poder detectar oportunamente cualquier causa de problemas sexuales en los hombres, lo primero que debemos hacer es consultar oportunamente a un médico, y hablar abiertamente del tema haciendo a un lado el pudor y pensando en nuestra salud y realización personal.